Columnas

Alpaca

La lana conocida como baby alpaca o alpaca bebé, la variedad más suave y fina de todas, deriva de animales de no más de dos años de vida.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

Fibra textil de origen animal proveniente del camélido del mismo nombre que habita en las zonas andinas de Bolivia, Perú, Argentina y Chile. Existen dos variedades diferentes, suri y huacaya, que se diferencian por el largo y la dirección en que crece el pelo. La fibra mide entre 15 y 50 mm y es procesada a mano. Se caracteriza por su suavidad, brillo, acabado sedoso, ligereza, resistencia. Posee propiedades hipoalergénicas, aislantes y térmicas. La alpaca genera 24 colores naturales cuyas tonalidades abarcan desde el negro azabache hasta el blanco nieve, además de diversos matices de crema, rubio, castaño y gris.

Origen. Si bien la domesticación de la alpaca en el Perú antiguo se produce alrededor del 5000 a.C., los primeros textiles fabricados con este material remiten al año 1000 a.C. Se trata de tejidos usados para cubrir muros de piedra, de prendas de vestir, y de ofrendas emplazadas al interior de los fardos funerarios, junto a los cuerpos momificados. En el caso de la indumentaria, el rango del personaje para quien es creada determina la variedad cromática y la profusión de motivos decorativos. A medida que el arte textil se desarrolla, las piezas incluyen detalles ornamentales como plumas, cabello humano, lentejuelas de oro y plata. Por lo general la lana de alpaca se ubica en la urdimbre. En la trama se usan hilos de algodón.

Max Mara fall 2017.
Max Mara fall 2017.

Tendencia. La alpaca se incorpora de forma más permanente a las propuestas de moda a partir de la segunda mitad del siglo XX. En 1952 la estadounidense Bonnie Cashin recurre a ella para manufacturar un conjunto integrado por una pollera tubo café chocolate y un amplio blusón negro con cinturón ancho marcando el talle. Hacia 1960 el abrigo de alpaca con cuello y puños de piel es considerado una prenda ultrarrefinada debido a la nobleza de la materia prima. La tendencia se mantiene en la década siguiente. El año 1974, Emanuel Ungaro utiliza un género de alpaca a rayas en un abrigo midi provisto de un gran cuello de piel de zorro. Lo complementa con un pantalón acampanado de tweed, una blusa de crepé de China con estampados florales y un blazer cruzado de challis con motivos equivalentes. Hacia 1983, Issey Miyake diseña un amplio abrigo negro de lino forrado en alpaca inspirado en el kimono japonés. Las grandes solapas caen en la espalda a modo de cuello marinero. Al levantarlas se transforman en un capuchón.

En 1960 la primera dama estadounidense Jackie Kennedy adopta un abrigo cruzado de línea saco confeccionado en alpaca suri.

Desde el año 2014 la diseñadora chilena Kika Neumann elabora clásicos abrigos de alpaca que constituyen el sello de su marca.