Columnas

Sombrero cordobés

Para el invierno de 2018 Marc Jacobs recurre al sombrero cordobés para enfatizar la referencia española y las exageraciones de la alta costura ochentera que motivan su reciente muestra.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

Accesorio indumentario compuesto por una corona cilíndrica, plana, de 10 a 12 cm de alto, y un ala rígida y circular, cuyas dimensiones no sobrepasan los 12 cm en las versiones más tradicionales. Es fabricado en fieltro negro, gris perla, beige y rojo, además de una amplia gama de colores asociados al atuendo y la ocasión. Y decorado con una cinta de falla en la parte baja de la copa. Se lleva levemente inclinado hacia la izquierda formando una linea oblicua entre la ceja y la parte superior de la oreja.

Origen

El origen del sombrero cordobés se remonta al siglo XVII, momento en que los trabajadores agrícolas andaluces demandan una alternativa al sombrero de paja, el cual, debido a su flexibilidad, no los protege adecuadamente del sol, la lluvia y el viento. Algunas teorías señalan que sería una variante del chambergo, un sombrero de origen flamenco, más dúctil, de copa acampanada, provisto de un ala ancha levantada en un lado, que solía adornarse con una pluma. Los cordobeses rigidizan el accesorio y suprimen los ornamentos conservando solo la huincha. En el XIX, el tocado se populariza integrando el vestuario masculino local. Es utilizado indistintamente con traje, camisa y corbata y como parte de la indumentaria típica que visten en las fiestas.

Tendencia

Durante la última década el sombrero cordobés se suma a las tendencias de moda, cuando los estilos flamenco o ecuestre son trabajados como referentes de temporada. En 2011, Jean Paul Gaultier diseña para Hermès una colección de primavera donde el accesorio, en colores clásicos, junto a carteras Kelly de paja y botas de montar, acompaña enteritos strapless, camisas de organza, blazers, abrigos, faldas lápiz, pantalones oxford o ajustados de talle alto, corsés y fajas confeccionados en gamuza y cuero. Dos años más tarde Ralph Lauren lo rescata nuevamente, en negro y rojo, para complementar conjuntos inspirados en el atuendo de torero o en el vestido gitano.

En 2015, Hedi Slimane recupera el cordobés en tonos negro, morado, rojo, celeste y verde, como parte de un conjunto de elementos muy diversos con los cuales construye una propuesta basada en las estéticas glam y grunge. Para el invierno de 2018, Marc Jacobs recurre al sombrero cordobés para enfatizar la referencia española y las exageraciones de la alta costura ochentera que motivan su reciente muestra.

Dato. En 1942, la emblemática editora de modas de Harper’s Bazaar y Vogue Diana Vreeland se fotografía con un pantalón masculino, una blusa blanca, sandalias toscas, sombrero cordobés y una rosa sobre la oreja.

El año 1987 Madonna publica “La isla bonita”, su primer sencillo de influencia latina, en cuya carátula aparece con un sombrero cordobés.

En 1974 David Bowie emplea un retrato del fotógrafo inglés Terry O’Neil para la promoción de su álbum “Diamond Dogs”, donde usa pantalón a media pierna, gilet, camisa gitana anudada en el frente, pañuelo al cuello, botas ajustadas con plataforma y sombrero cordobés.