Vida Sana

Nuestras plantas marinas

En sintonía con el mes del mar, esta vez nos fijamos en el gran potencial de las algas chilenas, que poseen un alto valor nutritivo y son muy versátiles como ingrediente culinario.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

 ¿Dónde crecen estas algas?

El biólogo marino Fabián Ramírez especifica las zonas de origen de las distintas especies de algas chilenas:

  1. Cochayuyo: Es una alga parda que se encuentra desde Antofagasta al Cabo de Hornos, pero es más abundante en el sur de Chile.
  2. Calabacillo: También es un alga parda y se encuentra en toda la costa chilena. Es muy común y reconocible por los ‘flotadores’ que posee.
  3. Luga cuchara: Es un alga roja que en Chile se encuentra desde Coquimbo a Tierra del Fuego. Se caracteriza por tener una fronda acanalada similar a una cuchara, de ahí su nombre.
  4. Luche: Alga roja que se encuentra en gran parte de la costa chilena, desde Iquique a Tierra del Fuego.

Nuestro mar y sus nutrientes

Fabián Ramírez explica que una de las principales características del mar de Chile es la presencia de la corriente de Humboldt, originada por el ascenso de aguas profundas y, por lo tanto, muy frías. Este fenómeno provoca una alta concentración de nutrientes en la zona, lo que otorga una gran productividad marina, favoreciendo a todos los organismos que habitan en esa zona del Pacífico, incluidas las algas.

Los beneficios de comerlas

La nutricionista María Soledad Reyes, directora de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Chile, enumera los beneficios de integrar a nuestra dieta el consumo de algas:

  • Su contenido en minerales es alto: sodio, calcio, potasio, cloro, sulfuro, fósforo, yodo, hierro, zinc, entre otros. Son fuente primaria de yodo, y pueden aportar su requerimiento diario (150 Mg/día).
  • La proporción de ácidos grasos esenciales en las algas es mayor que en las plantas terrestres. Además sintetizan gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, en los que destacan el ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA). El consumo de estos ácidos grasos omega 3 se relaciona con la disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Poseen un alto aporte en fibra, que ayuda a la saciedad y en la reducción de absorción de colesterol y azúcar.
  • Tienen un bajo aporte de sodio, lo que ayuda a reducir el riesgo cardiovascular.
  • Son un gran aporte de antioxidantes y polifenoles, lo que ayuda a prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Reemplazo de la sal

El asesor gastronómico de www.kollofken.cl, Cristián Balbontín, explica que el uso de la sal refinada nos hace más vulnerables a enfermedades cardiovasculares e hipertensión, debido a su alto contenido de cloro, sodio y yodo añadido. En cambio, usar algas en reemplazo de la sal entrega la cantidad exacta de nutrientes para depurar nuestro organismo y prevenir enfermedades. Las algas, aparte de entregar un sabor salado, sirven como condimento o topping saludable en nuestros platos.

Buenos datos

  • El sitio www.buencampo.cl, en su sección “Despensa”, ofrece cochayuyo y lo despachan a domicilio.
  • En www.kollofken.cl tienen productos hechos con algas chilenas 100% deshidratadas a la sombra con el objetivo de conservar todos los nutrientes. Son de gran utilidad para integrar las algas a nuestra dieta diaria. Por ejemplo, las hojuelas de luche son muy ricas en ensaladas y las de luga cuchara son ideales para caldillos de pescado o mariscos. Los sazonadores pueden reemplazar la sal espolvoreados sobre pescados y mariscos, ensaladas de hojas verdes y sopas de vegetales.