Entrevistas

Santiago Errázuriz: artista experimentador

Es la primera vez que Santiago (28) forma parte de un colectivo (Ecuco, junto a dos chilenos y un argentino), y aunque asegura que nunca quisiera dejar el trabajo en solitario, reconoce que esta experiencia colaborativa le ha traído grandes aprendizajes.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

“El dibujo es una parte de mi trabajo que nunca quisiera perder. Cuando muy chico quería dibujar para la compañía Walt Disney; en otro momento de mi vida quise tener mi propia serie de ‘monitos’ animados para adultos. Siempre ha estado presente, y si bien una muestra como la que estoy presentando ahora no se fundamenta en el dibujo, no concibo ciertas cosas sin él”.

“Ser artista en Chile es difícil, pero como lo es ser músico, hacer cervezas o tener un restaurante. Ser independiente y dedicarte a lo que te gusta siempre es difícil, pero también es gratificante. No he tenido la oportunidad de dedicarme al arte en otro país, solo he ido a ferias y vuelvo pensando que es increíble, pero porque estuve dos semanas, pero me imagino que en el día a día es igual de complejo que acá”.

“Actualmente soy parte del colectivo Ecuco (junto a Raimundo Arrau, Gonzalo Miralles y el argentino Vito Márquez). En el trabajo en equipo hay mucho aprendizaje -más allá de la disciplina técnica, en la forma de ver las cosas- y también harto desgaste, porque el otro tiene un ego tan importante como el de uno, y cuando se trabaja con gente a la que le tienes cariño no quieres transgredir eso”.

“Hoy les veo una proyección importante a los oficios, creo que el arte está pasando por un momento en el que el dibujo, por ejemplo, se volvió escaso, hay pocos que lo siguen haciendo. Me parece que trabajos como ese, en que el artista pasa horas interviniendo un objeto, minuciosamente, es una cuestión que deberíamos potenciar”.

Hitos y referentes

“Mi abuelo por el lado de mi papá hubiese sido un ‘artistazo’ si se hubiese dedicado al arte, pero era un viejo de campo que tallaba por placer. La caja de su pistola es una de las obras de arte más lindas que he visto en mi vida”.

“Entre los proyectos que me han marcado está mi primera exposición, ‘Tinta y tinto’, y actualmente ‘Doppelgänger’, un corto que hicimos con el colectivo Ecuco, que todavía no lanzamos. El proceso de producción fue muy intenso y apasionado”

Hasta hoy se presenta en el edificio Alonso by Grupo Patio su muestra colaborativa [(subconjuntos)], que destaca por su factor escenográfico, su carácter colectivo y porque expone el proceso creativo al público. La entrada es liberada.

hombres-1