Columnas

Minimalismo

En los últimos años, el minimalismo deviene un estilo de vestir que conserva cierta presencia en las colecciones, ya sea en looks específicos o como rasgo identitario vinculado a propuestas de carácter atemporal.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

Movimiento artístico fundado en Estados Unidos, a mediados de los 60, bajo el influjo del arquitecto Mies van der Rohe y de los pintores Kazimir Malevich y Ad Reinhardt. Constituye una reacción los excesos propios del expresionismo abstracto y del pop art. Entre sus principales características sobresalen la economía de recursos y la extrema sobriedad; estrategias que permitirían agudizar la percepción sobre el objeto y el vínculo con el espacio que lo rodea.

Origen. Asociado a la indumentaria, el minimalismo refiere a una tendencia que propone eliminar rasgos ornamentales, motivos decorativos y colores privilegiando la función más elemental de la ropa: vestir los cuerpos.

Yohji Yamamoto, 1984
Yohji Yamamoto, 1984

Las primeras expresiones afines a esta corriente llegan a París, a comienzos de los 80, de la mano de los japoneses Yohji Yamamoto y Rei Kawakubo, quienes imponen ropas amplias y austeras, estructuras asimétricas y colores oscuros. El primero combina un vestido saco con amplias mangas, confeccionado en muselina de lana y seda gris, con un delantal de algodón color carbón cuyo único detalle es un par de bolsillos de parche emplazados en diagonal. La segunda diseña una levita en paño azul marino, con cuello bebé y bolsillos de ojal, a la que añade un par de piezas sobrepuestas en tweed espiga gris que arrancan en los hombros y se prolongan como mangas.

En los 90, el minimalismo se consolida gracias al aporte de nuevos creadores. Helmut Lang explora la vertiente urbana y vanguardista contrastando tejidos naturales y sintéticos, superficies opacas y translúcidas, acabados mates y brillantes. Jil Sander opta por una estética puritana y andrógina configurada a partir de materiales nobles. Y Martin Margiela, a la cabeza de Hermès, transforma las piezas clásicas agregando una geometría variable, cultiva las superposiciones y prefiere una paleta neutra (blanco, negro, gris, camel).

Tendencia. En los últimos años el minimalismo deviene un estilo de vestir que conserva cierta presencia en las colecciones, ya sea en looks específicos o como rasgo identitario vinculado a propuestas de carácter atemporal. Para el 2018, The Row sugiere conjuntos de pantalón y chaqueta o abrigo, conjuntos de falda tableada y blusa provista de amarra en el frente, y vestidos de inspiración monacal que acompaña con blusones, beatles, suéteres y accesorios en el tono.

Jil Sander, fall 2018.
Jil Sander, fall 2018.

Dato. En la vida cotidiana, el minimalismo busca reducir las pertenencia y necesidades a lo fundamental preservando solo aquellos objetos que provocan emociones positivas en sus dueños.

A fines del siglo XX, Prada significa el ‘futuro ligero’ en un conjunto blanco integrado por un top de lana sin mangas, una minifalda compuesta por huinchas de látex y un par de botas de cuero, a media pierna.

En 1999, Tom Ford crea para Gucci un abrigo blanco de paño, con cuello alto, donde destaca como único adorno un fino cinturón negro, en forma de cordón, que abrocha a modo de lazada.