Panoramas

Lunas de miel 2.0

Meses y meses de preparativos para el ‘gran día’, que por lo general se pasa demasiado rápido. Pero luego de la celebración del matrimonio viene la ansiada recompensa: el primer viaje de casados, planificado para ser inolvidable. Para que sea así, seleccionamos 8 destinos que salen de lo tradicional y que de seguro harán de esta escapada una para recordar toda la vida.

  • María Paz Maldonado

Compartir vía email

Isla privada en las Seychelles

A1

A medio camino entre la costa africana y las Maldivas, este archipiélago de 115 islas es un destino perfecto para recién casados. Y a juzgar por sus playas de arena blanca, aguas cálidas y turquesas bordeadas por palmeras y hoteles de lujo, no es difícil descifrar el porqué. El termómetro no baja de los 20° ni sube de los 30°, sus latitudes quedan fuera del cinturón de ciclones y llueve poco… lo cierto es que en las Seychelles los ‘pero’ son escasos. Sus islas, de las que se han habitado solo unas 30, prometen ser escenario de eternas jornadas de descanso bajo el sol, alejados de aglomeraciones de turistas. Destino indiscutido de parejas, la leyenda local dice que el valle de Mai, en la isla Praslin, fue el Jardín del Edén de Adán y Eva. Bueno o mal augurio, las Seychelles parecen haber sido creadas para enamorados.

Escapada urbana a Estambul

A2

Si lo que apasiona a ambos es empaparse de cultura y perderse en el bullicio urbano, entonces Estambul es un excelente destino alternativo a los archivisitados París, Venecia, Roma o Nueva York. Entre Asia y Europa, la capital de Turquía promete lo mejor de dos mundos; desde mezquitas ancestrales, mosaicos bizantinos, caóticos mercados y hammanes (baños turcos), hasta clubes de jazz, galerías de arte, tiendas de diseño y restaurantes de vanguardia en sus barrios más modernos. Una buena opción para recién casados es hospedarse en alguno de sus hoteles instalados en antiguos palacios, como el lujoso Ciragan Palace (elegido por John F. Kennedy Jr. y Carolyn Bassette para pasar su luna de miel), el Four Seasons Bosphorous o el Pera Palace Hotel. Todos de inspiración otomana, que harán de su luna de miel un exótico viaje al pasado.

Viaje al corazón de la Patagonia chilena

A-3

No es obligación desempolvar el pasaporte para disfrutar de una luna de miel de impacto: el sur de Chile es el mejor ejemplo de un destino alucinante que no exige cruzar la frontera, y sus exclusivos lodges prometen ser un destino perfecto para recién casados. Una buena opción es el Uman Lodge. Está en el fundo La Confluencia (de 500 hectáreas) -el primero de la Patagonia en inaugurar un hotel de lujo en su propiedad- y cuenta con 5 kilómetros de río y el encuentro de los ríos Futaleufú y Espolón, además de dos lagunas en su increíble paisaje de bosques nativos. Quienes lleguen hasta este paraíso sureño podrán disfrutar de un hotel boutique de lujo, con una cocina gourmet con foco en los productos de la región, spa, sauna, piscinas interior y exterior, gimnasio y un completo catálogo de actividades deportivas al aire libre. Otras buenas opciones son el Barraco Lodge, a orillas del río Puelo, y el Peuma Lodge, en Futaleufú. Imperdible para las parejas que busquen una luna de miel con sabor local.

Recorrido natural por Costa Rica 

Conocido mundialmente como el país más tranquilo del mundo, por no tener fuerzas armadas desde 1948, este paraíso latinoamericano se consagra como la joya de América Central, una que además ha logrado conciliar con éxito ecología y turismo. Costa Rica es un país que recorre todas las tonalidades del verde para ofrecer a sus visitantes escenarios como la rica biodiversidad de Monteverde, la reserva de Cabo Verde y, por supuesto, las paradisiacas playas en la costa del Pacífico, entre ellas Playa Hermosa, playas del Coco, Tamarindo, Langosta y Avellana. Aunque elegir un hotel de lujo y tumbarse varios días en la arena con un mojito en la mano es un panorama soñado, nuestra propuesta es apostar por un recorrido que les permita conocer las diferentes caras de Costa Rica, donde seguro el denominador común será su frase característica: ¡pura vida, amigo! Con un paquete de agencia o por cuenta propia, merece la pena aventurarse en las profundidades de este país de solo 52.000 km² y dejarse encantar por su gente y entorno.

Villa privada en las montañas azules de Australia

A5

Cascadas, acantilados, bosques de eucaliptos y montañas (¡muchas montañas!) conforman la región de Blue Mountains -nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco-, 190 km al oeste de Sídney. Su nombre se lo debe al color azul que adquieren las hojas de eucaliptos vistas a lo lejos, y que aparentemente tiñen la neblina que cubre el valle cada mañana. Un espectáculo que, si se animan, tendrán la suerte de ver desde el exclusivo lodge Emirates One & Only Wolgan Valley. Este auténtico oasis de montaña está en medio de la reserva natural, en el valle Wolgan, rodeado por acantilados y el río del mismo nombre. Enclavadas a los pies de las montañas, cada villa privada cuenta con terraza, piscina, chimenea y una vista de impacto gracias a sus enormes ventanales. Aunque estas cabañas de lujo y su completísimo room service invitan a no moverse de ahí, el lodge ofrece entretenidas actividades outdoor guiadas, como cabalgatas, senderismo, tour en mountain bike, avistamiento de estrella y la posibilidad de trabajar en proyectos de preservación del entorno.

Lujo asiático en tren

A6

Desde Singapur hasta Bangkok (Tailandia), el Eastern & Oriental Express invita a recorrer los escenarios más exóticos del Sudeste Asiático a bordo de exclusivos vagones inspirados en las décadas del 20 y 30. En una ruta que abarca cerca de 2.000 kilómetros, los pasajeros disfrutan de icónicos paisajes como los rascacielos de Kuala Lumpur (Malasia) o los campos de arroz de Laos. Las habitaciones cuentan con grandes ventanales para deleitarse con la vista y uno de los espacios más concurridos es el vagón observatorio, diseñado para disfrutar de la vista durante el día, y de cócteles y aperitivos en la noche, para que los brindis y celebración
no terminen.

Perdidos en Kiribati 

Eso del ‘secreto mejor guardado’ del Pacífico va en serio si hablamos de este pequeño y desconocido país ubicado a 4.000 km al suroeste de Hawái, literalmente en medio de la nada. Precisamente esa lejanía y aislamiento es lo que hacen de la República de Kiribati el destino preciso para escapar del ruido de la ciudad y perderse en sus playas de arena blanca, aguas turquesas y horizonte infinito. Un cliché, sí, pero acá todo es una foto en HD. Kiribati es, además, el territorio habitado que primero sobrepasa la línea internacional de cambio de fecha, por lo que son los primeros en el mundo en dar la bienvenida al año nuevo la noche del 31 de diciembre. Eso sí, si se animan a visitarlo, ahora es cuando, ya que es uno de los países más amenazados por el cambio climático y expertos dicen que podría hundirse en menos de un cambio generacional… Otra buena razón para sumarlo a la lista de imperdibles.

África salvaje sobre el agua

A7

Ser testigos de la exótica flora y fauna africanas, y disfrutar de un atardecer de película en la sabana, debe ser una de las experiencias más emocionantes que puede vivir un amante de los viajes. Precisamente eso es lo que garantiza el crucero-boutique “Zambezi Queen” a los 30 pasajeros que lleva a bordo de su travesía por el río Chobe, que divide Botsuana y Namibia. Cuenta solo con 14 suites, 4 de ellas ‘master suites’, todas con balcón privado para disfrutar a cualquier hora de este verdadero safari náutico. El crucero cuenta además con un exclusivo restaurante y un lounge con bar y piscina. Si llegan a embarcarse preocúpense de tener la cámara bien cargada 24/7, porque manadas de elefantes, jirafas, cebras y la naturaleza en todo su esplendor serán el ‘desde’ en esta inolvidable travesía.