Eco Mujer

Desierto que se sostiene

Pueblos originarios, mucha tradición, las bondades de un clima de cielos limpios gran parte del año y la naturaleza misma son la base de estas iniciativas que muestran cómo es de fértil el norte de Chile cuando de sustentabilidad se habla.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

A la salud del Norte

Vino: El pajarete es un licor dulce con denominación de origen, elaborado con uvas de cepas moscatel bajo el intenso sol de las regiones de Atacama y Coquimbo. Su producción comenzó en forma rústica, por lo que por mucho tiempo se consideró una bebida de categoría inferior. La viña Armidita, creada en el siglo XIX, se abocó a su producción en los inicios de la década de los 70 como una tradición familiar, llegando a estandarizar el proceso, sumándole calidad y obteniendo Medalla de Oro en la Guía Palacio de Hierro de los mejores vinos iberoamericanos 2013.

Pisco: Por cuatro generaciones, la familia Juliá sigue una tradición artesanal en Monte Patria. Ahí, la destilería de Lucía Juliá Donoso, nieta de Onofre Juliá Gomila -español que hacia 1900 descubrió el potencial en la zona para crear alcoholes premium-, elabora a partir de uvas moscatel el fino pisco Wilüf, palabra que significa resplandor en mapudungún.

Cosmética de sal y sol

Ckunza: Es una palabra de la lengua atacameña o likan antai, también es el nombre de un emprendimiento que elabora tres líneas de jabones: Diseño (para regalos corporativos), Patagonia (con flores y semillas del Sur) y Atacama, cuya materia prima son sales del desierto con finos cristales que contienen cobre, zinc, selenio, magnesio y silicio, elementos que estimularían la síntesis de colágeno y elastina, responsables de la firmeza de la piel, según explica Silvia González.

Cosmética Natural Kuyay: Emprendimiento de Pilar Richards inspirado en tierras atacameñas y pueblos originarios. Elabora jabones, cremas, aceites y otros productos naturales para el cuidado de la piel, usando materias primas del Norte. Por ejemplo, jabones exfoliantes hechos con arenas de playas, dunas y arcillas cordilleranas; también jabones de mango, maracuyá, aloe vera y limón de pica, entre otros. Desde 2017 es una marca vegana y sin testeo en animales, certificada por la ONG Te Protejo. Hace envíos a todo Chile y recibe envases para recarga.

Hierbas, manjar, sirope y aceite

El Sello Manos Campesinas fue creado para certificar productos artesanales provenientes de labores a baja escala que fomenten el desarrollo local y exploten una superficie menor a 12 hectáreas. La intención es reconocer prácticas ancestrales, también procesos sin maltrato animal. El sello ha alcanzado cerca de 1.500 productos y 400 productores, que se pueden conocer en el sitio web, donde también se informa de puntos de venta. Entre los campesinos con el sello que trabajan desde el Norte hay productores de hortalizas y hierbas aromáticas, manjar de leche de cabra, sirope de copao y aceite de oliva extra virgen producido bajo el sol de tierras atacameñas regadas por el río Huasco.