Moda

Es el turno de los excesos

Lejos de las telas fluidas y colores neutros, líneas simples y cortes rectos, las pasarelas de las semanas de la moda invernales se repletaron de complementos muy notorios. Sin ápice de pudor ni sentido de la autocensura, las marcas desplegaron toda su creatividad en los accesorios.

  • Florencia Gioia

Compartir vía email

Mírame a los ojos

Los anteojos ya no son accesorios reservados exclusivamente para la temporada de verano. En cristales de distintas formas y colores, con armazones metálicos, de acetato o titanio y hasta con aplicaciones y diseños originales, se han convertido en un complemento indispensable en el clóset unisex. Las propuestas más originales se vieron en los desfiles de Dolce & Gabbana, Gucci, Jeremy Scott, Altuzarra y Giorgio Armani.

A cabeza cubierta

Capuchas, mantas, gorros, pasamontañas, pelucas; todo sirve para aislar el frío. O al menos esa fue la premisa de algunas casas de moda: Maison Margiela propuso una capa en plástico transparente y estructura rígida; Gucci, un tejido tipo luchador mexicano; Calvin Klein, una funda de estilo espacial, y Valentino presentó quizás el modelo más femenino y usable de todos en una oda a la flor.

¿Te llevo algo?

Los bananos al hombro o dos carteras en una de la marca italiana Tod’s; los robots protagonistas en los modelos de Prada; los colores neón de Maison Margiela o las carteras de Dolce & Gabbana desfilando en drones por la pasarela. La experiencia regular de ir a comprar un bolso fue transformada en un show mediático donde la tecnología cada vez tiene más protagonismo.

La vuelta de los clásicos

En una acertada reivindicación de las bufandas y los guantes largos, Chanel desplegó modelos en lana para las primeras y lamé y satén para los segundos. La capacidad de Karl Lagerfeld para interpretar el espíritu original de Gabrielle en elementos sencillos y de absoluta utilidad se manifiesta cada temporada, con propuestas elegantes y lujosas, pero también en looks u objetos que son replicados por firmas de retail alrededor del mundo.

Zapatos de otro planeta

Podríamos dedicar toda una edición a las zapatillas, las botas, las sandalias y los tacones que se vieron en las semanas de la moda de febrero pasado. Este año los diseñadores hicieron alarde de toda su creatividad en modelos que llaman la atención, por decir lo menos. Si eres de las que prefiere un zapato bajo en tono neutro podrás divertirte con las propuestas en colores fluorescentes de Prada o Jeremy Scott. Y si en cambio te atreves con algún modelo original, encontrarás inspiración en las zapatillas de Balenciaga y Burberry o en las botas extra ‘baggy’ de Y-Project.

Bling, bling

Las joyas no podían quedar atrás en esta selección de accesorios excesivos y no tienen nada que envidiarles a las anteriores categorías. Metales, piedras y mucho pero mucho brillo son los protagonistas de brazaletes, collares, aros, anillos y cintillos. Ya no es suficiente llevarlos en el cuerpo, según la propuesta de Chanel, donde se vieron collares extralargos sobre un suéter cuello de tortuga y pulseras sobre guantes de satén: el sueño ‘bijou’ de cualquier fashionista.