Belleza

Cinco errores de belleza que debes evitar en invierno

Las bajas temperaturas, la calefacción e incluso una mala alimentación pueden transformarse en enemigos de la piel durante esta temporada. Acá dos especialistas explican los descuidos más frecuentes durante los meses de frío.

  • Kevin Cortés

Compartir vía email

¡Es oficial!, el verano terminó y es momento de darle la bienvenida a la temporada otoño – invierno, lo que significa que es hora de cuidar la piel -más que nunca-, para evitar que se dañe -con grietas o descamaciones-, reseque, envejezca o comience a picar. Esto porque las bajas temperaturas provocan que nuestra capa protectora esté más sensible y su regeneración se vuelva lenta. Por esto procura evitar los siguientes errores:

Elegir cualquier tipo de hidratante

En el mercado existe un sin número de productos que prometen hidratar, pero es importante tener en claro el  tipo de piel para así elegir el correcto. La dermatóloga Claudia de la Cruz, de Clínica Dermacross, sugiere: “Si tienes la piel grasa es recomendable que uses humectantes a base de agua, ya que contienen menos aceite. Si es seca utiliza cremas hidratantes  elaboradas con aceites minerales. Lo ideal es que contenga derivados de la vitamina C, porque activa la síntesis de colágeno y actúa como un reparador epidérmico”.

Además es importante que el escogido mejore la función protectora de la capa más externa de la piel, por eso “los productos recomendados son los de dermocosmética que aumentan y retienen la cantidad de agua dentro de la piel y los que aportan lípidos y ceramidas (componentes naturales)”, explica Francisca Daza, dermatóloga estética de Clínica Alemana.

Exponerse a la contaminación

Seguro habrás escuchado sobre las preemergencias ambientales y sus restricciones vehiculares, lo que probablemente no sabías es que también está prohibido descuidar tu piel. Con las bajas temperaturas, la piel pierde más agua y queda vulnerable, lo que sumado a la polución contribuye a la formación de arrugas. Un estudio japonés publicado en la revista Experimental Dermatology explica: “La sequedad incrementa la secreción de una proteína (MMP-1) involucrada en el envejecimiento cutáneo. Uno que se ve acelerado por los agentes contaminantes que provocan la muerte prematura de las células”.

Olvidar el protector solar

Erróneamente se cree que la piel solo se cuida en verano -y por eso durante esta temporada se incrementa el uso de bloqueador- pero la realidad es que se debe proteger de la luz UV todo el año y no solo por miedo a contraer cáncer de piel. “Si queremos evitar el envejecimiento debemos usar protector solar todos los días. La luz UVA, que es la responsable del envejecimiento prematuro de la piel, está presente en todas las épocas del año y traspasa las nubes”, explica la doctora Daza.

Someter la piel a cambios bruscos de temperatura

Si durante el invierno pasas de un ambiente calefaccionado al aire libre: abriga tu piel, ya que las variaciones de temperatura aumentan la aparición de vasos dilatados y capilares rotos, lo que además de secar, irritará tu piel. La dermatóloga Claudia de la Cruz de Clínica Dermacross dice: “Es muy importante evitar los cambios bruscos de temperatura porque producen deshidratación aguda de la piel. Se deben evitar por ejemplo las duchas de agua muy caliente y los ambientes calefaccionados”.

Alimentarte mal

¡Sí, la belleza entra por la boca!  Para mantener una piel sana y joven es necesario llevar una dieta rica en proteínas, antioxidantes y evitar a toda costa los azúcares refinados. Para mejorar la hidratación de la piel en los días fríos, la dermatóloga estética de Clínica Alemana, Francisca Daza  recomienda “beber mucha agua y comer productos ricos en omega-3. Además consumir vitamina D, ya sea a través de suplementos o alimentos como el atún, salmón, sardinas, ostras y yema de huevo”.