La Comensala

Rosso Italiano

Destaco que la carta ofrece los platos también en bandejas para compartir, aunque nosotras igual no pudimos terminar con las raciones normales, así que las pedimos para llevar, lo cual no fue problema.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Aprovechando que trabajo de manera independiente, me gusta arrancarme al cine en horario de mediodía, y como la cartelera ha estado entretenida con el tema del Oscar y sus ganadores, qué mejor. El día que fui a ver “La forma del agua” invité a mi mamá, y luego de la peli almorzamos en este local del Parque Arauco para comentarla. Es un espacio grande, de dos pisos.

Al lado derecho, una pared cubierta de imágenes de los íconos de la cultura italiana: Vespa, Leonardo da Vinci, tomates, pasta, mapas, Mona Lisa, bicicletas, pizzas, recetas; muy colorida y alegre. La carta es extensa y tiene puntos que me llamaron la atención, como una sección especial de ensaladas de quínoa y otra de ensaladas César.

De las entradas, elegimos una caprese, con mozzarella correcta pero no de las mejores que hemos comido. El tomate tampoco era de temporada, algo que se podría haber aprovechado, sino del tipo ‘larga vida’, sin gusto a nada (aunque este pecado lo cometan la mayor parte de los locales). Si no hay de verano podría reemplazarse con tomate seco, que es mucho más sabroso.

Mientras tanto, el local se comenzó a llenar, pero no de turistas, como pensé, sino de oficinistas que venían por un menú del día. La atención es cordial y bastante rápida, seguramente por eso es favorito de quienes trabajan por el sector.

Como fondos, nosotras pedimos pasta. Uno de los platos fueron unos sorrentinos Aurora, caseros, de pasta negra rellena con salmón ahumado, con una salsa con curry y camarones que estaban crujientes, de rica textura. Sin embargo, en este plato me pareció que entre el curry y el ahumado del salmón los sabores se confundían, había mucha información. La porción, al igual que mi plato, era tremenda. Lo mío fueron unos gnocchi del Borghi con champiñones y camarones, bastante bien hechos y rico el plato, si bien la base en ambos casos era salsa blanca, lo que nos pareció bien ochentero, al igual que la presentación.

Destaco que la carta ofrece los platos también en bandejas para compartir, aunque nosotras igual no pudimos terminar con las raciones normales, así que las pedimos para llevar, lo cual no fue problema. Con el correr de la tarde continuamos recordando el almuerzo, pues en realidad nuestras elecciones fueron un poco pesadas. Pero, ochentero y todo, sobre gustos y colores no han escrito los autores; yo no volvería.

Nota 5.0

Consumo: todo lo descrito + 1 agua mineral y 1 café: $37.750.

Boulevard Parque Arauco, local 373-A TeléFono +56222292010