Belleza

El ítem pelo (posgimnasio)

Entrenar a la hora de almuerzo es una buena opción cuando no hay tiempo en las mañanas o en las tardes, el problema en esos casos es ¡en qué condiciones volvemos a la oficina! Una ducha, cremas y maquillaje pueden dejar la piel tal como estaba al partir el día, pero el pelo es distinto. Si no hay tiempo para lavarlo y secarlo, pequeños trucos podrían ser nuestros mejores aliados para volver con dignidad al puesto de trabajo.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Bendito champú seco

Una buena idea es usarlo antes del entrenamiento. “Abrir el pelo en varias particiones, en la parte alta de la cabeza y aplicarlo a 20 centímetros de las raíces. Tomar el pelo para hacer deporte, y al terminar, soltarlo y cepillar (o moverlo un poco) para esparcir el producto y que no queden rastros, absorba la humedad y despegue las raíces del cuero cabelludo”, explica la estilista Rosario Alessandri.

Y agrega: “Esta técnica sirve solo si la persona no transpira mucho. Si termina totalmente mojada, es mejor no aplicarlo antes. En ese caso hay que terminar el entrenamiento, secar el pelo y recién ahí usar el champú seco”. El peluquero Claudio Huircan es más celoso con su uso. “Recomiendo el mentolado porque inhibe la estimulación de las glándulas sebáceas, pero en ningún caso su uso debe ser diario, ya que podría crear caspa o tapar los folículos pilosos”, explica.

¡Hazte una trenza para entrenar!

Funcionan mejor que un moño porque en vez de marcar el pelo en una sola parte, dan textura y arman ondas que, una vez terminado el ejercicio, se pueden mejorar con algún producto para fijar. “Esto funciona solo si al desarmar la trenza el pelo está seco, si está mojado, obviamente no se fijarán las ondas”, explica Claudio Huircan. “También es importante usar colets de género o algodón, para que no se marquen ni corten el cabello”, complementa Rosario.

¿Se puede secar el sudor?

“El sudor no es grasa, sino que básicamente agua con sal, por lo que si tenemos el pelo limpio antes de empezar a entrenar, podemos secar suavemente con un secador a temperatura media, para no activar las glándulas sebáceas, y así volver a peinar”, dice Rosario. Si no hay secador, una toalla funcionará perfectamente. “Recomiendo las de papel porque no dejan estática ni frizz, y hay que presionar el pelo en distintas zonas, nunca frotar”, complementa Claudio.

Lavar solo el flequillo

“Esta idea es fantástica. Lavar solo los contornos del pelo que rodean el rostro da un aspecto de limpieza y es la mejor opción para quienes se les ‘separa el pelo’ luego del entrenamiento”, explica Huircan. En este caso lo correcto es separar el pelo que se va a lavar y una vez limpio secarlo con un secador no muy caliente.

Moños salvadores

Si a pesar de todos estos consejos no soportas el pelo suelto después del gimnasio, Rosario nos da algunas ideas de peinados fáciles y rápidos.

  1. Cola alta: siempre se ve elegante y es una buena opción para camuflar el pelo sucio. Peina bien el pelo y arma una cola alta. Fíjala con laca para que quede impecable y termínala tapando el elástico con un pañuelo o un mechón del mismo pelo.
  2. Trenza María: esta trenza que va pegada a la cabeza, es más difícil de ‘auto-hacer’. Pero si alguien te puede ayudar, se ve ordenada y no nos delata si el pelo no está impecable.
  3. Cola de caballo invertida: haz una cola de caballo en la parte baja de la cabeza, luego con los dedos abre un espacio en el medio, justo arriba del elástico, toma el pelo de la cola y pásalo por ese espacio, desde arriba hacia abajo, dando vuelta sobre ella. Un peinado sencillo que puede mejorar tu look posgimnasio.