Moda

El asentamiento de la moda que no es “moda”

A finales de 2017, COS -el hermano minimalista y atemporal del gigante sueco H&M- cumplió una década de vida lanzando un libro y celebrando sus más de 220 tiendas alrededor del globo. Sisa, empresa local que se guía por los mismos principios, conmemoró el año pasado sus cinco años de vida. Y The Row, marca de lujo dirigida por las hermanas Olsen, lleva más de una década plasmando su estilo simple y ‘clean’ en las grandes pasarelas del mundo. Las evidencias son contundentes: la corriente que prefiere prescindir de las tendencias y apostar por una moda más sofisticada, transversal y perdurable en el tiempo ha permeado toda la industria. Aquí las evidencias.

  • Alejandra Villlalobos

Compartir vía email

El fenómeno COS

Era 2007 y el grupo sueco H&M anunciaba la apertura de otra firma bajo su alero: COS (acrónimo de Collection of Style), que definían como “un descendiente que fusiona alta moda con precios a ras de suelo”. A poco andar, además, le agregaron el sello de atemporalidad, con diseños sobrios y limpios, de los cuales “la gente no se cansa”, un desafío que por esos años era bastante arriesgado ya que el establishment del fast fashion tenía su reinado indiscutido.

moda-atemporak

Hoy, 10 años después, la fórmula no solo ha dado resultado, sino que además ha contribuido a que este ‘nicho’ hoy no sea para unos pocos, sino que compita de igual a igual con las grandes marcas. Pero ¿qué es lo que tiene COS que lo hace tan excepcional? Quizás habría que comenzar por entender que esta es la única firma del holding que tiene su casa matriz fuera de Suecia; Londres es la ciudad que eligieron por ser “un banco de talentos”, como lo describen. La arquitectura, el diseño y las artes corren por sus venas y son sus mayores fuentes de inspiración; en sus colecciones encontramos, por ejemplo, el trabajo del arquitecto japonés Sou Fujimoto y el interiorismo del Design Museum de Londres. Y por lo mismo, las colaboraciones con artistas y diseñadores son las bases para sus colecciones y publicidad.

Otro punto importante es que no externalizan nada; el mismo equipo de arquitectos e interioristas es el que se encarga de llevar la estética minimalista y sobria de sus prendas a las tiendas. Por otra parte, la interacción directa con el cliente es clave y primordial; generar feedbacks, compartir intereses e inspiraciones es más importante para ellos que saber su edad y género. Y a diferencia de muchos, la rapidez no es requisito en su cadena de producción. “Atemporalidad, modernidad, funcionalidad y tactilidad” son el ADN que definen a COS. “Queremos crear prendas de las que no te quieras deshacer”, decía Karin Gustafsson, directora creativa de COS, en una entrevista con El País Semanal. “Consideramos que nuestro cliente prefiere el estilo a la moda”.

moda-atemporal-2

Sisa, un exponente local

La industria que prefiere prescindir de las tendencias rápidas también ha arribado a nuestro país, y Sisa es uno de sus exponentes. El estudio de moda, como lo definen sus dueñas, nace en 2012 para crear prendas pensadas desde el arte, la arquitectura y el diseño, disciplinas en las que justamente se especializaron sus tres fundadoras: Alejandra Cruz, Elisa Rodríguez y Trinidad Rodríguez. “Los comienzos fueron guiados por una pasión y un arrojo, sin mucho plan estratégico. Primaba en nosotras el sueño de crear algo que nos hiciera sentido, más allá de cómo tendríamos que hacerlo para materializarlo”, cuenta Trinidad. Y aunque ese arrojo las llevó muchas veces a equivocarse, “nos hizo darnos cuenta de que el sueño debe ir acompañado de un fuerte sentido de realidad”, dice.

Hoy, cinco años más tarde, ya tienen su marca consolidada, con su ADN definido. “Aunque no se ve a simple vista, nuestro sello se origina en nuestra metodología de diseño, que busca plasmar en la construcción de las prendas conceptos que tienen que ver con lo espacial (arquitectura) y/o lo visual (bidimensional), y que buscan la funcionalidad como primera prioridad. El resultado: prendas atemporales, sin estampados ni excesos, que tienen especial énfasis en el color y su relación”, cuentan sus dueñas.

moda-atemporal-5

Y esas mismas prendas, sobrias, versátiles y por lo tanto perdurables en el tiempo, son el complemento ideal para combinar con otros estilos. “Hay una industria totalmente paralela a la de “las tendencias y lo desechable”. Si bien acá en Chile es mucho más débil y se nota menos, afuera ya se está cimentando (…) sabemos que la industria de la moda rápida es grande -y seguirá siéndolo-, pero así también crece el nicho del consumidor informado que exige procesos más sustentables. Tenemos la esperanza de que en algún punto los clientes serán más exigentes en cuanto a quién hace su ropa, al cuidado con el medioambiente, etc., y que finalmente la industria asumirá esos cambios para que no quede en calidad de solo una tendencia publicitaria”, dicen.

The Row, lujo en código minimalista

Las que un día interpretaron a la entrañable Michelle Tanner en la serie estadounidense “Full House”, hoy son las exitosas dueñas de un imperio que incluye la firma de lujo The Row. Hablamos de las gemelas Ashley y Mary-Kate Olsen, a quienes conocimos con tan solo 9 meses de edad cuando comenzaron a participar de la serie que les dio fama mundial y que las llevó a cimentar una exitosa -y millonaria- carrera actoral que incluyó una veintena de películas.

moda-atemporal-6

Pero no fue hasta que cumplieron la mayoría de edad que tomaron el control de su imperio, que ya incluía su propia compañía, Dualstar Entertainment Group, y se dedicaron a lo que realmente les apasionaba: la moda. En 2006 lanzaron The Row, la marca que venían gestando desde su paso por la Universidad de Nueva York y que nació de la necesidad de buscar la polera perfecta. Hoy mantienen el estilo minimalista con el que nacieron. Sus prendas, de tonos únicos, líneas rectas y geométricas, casi siempre over size, ya son su marca registrada. “Su estilo simple y minimalista las mantiene firmes en una fórmula sin altibajos. Prendas amplias, perfecta confección y géneros nobles son la clave de su éxito. Nadie puede estar incómodo con esta ropa, el balance entre la discreción y la personalidad las hace comercialmente infalibles”, escribió en octubre de 2017 el diseñador Mariano Toledo en la columna de Mr.T de revista Mujer.

moda-atemporal-7

A la fecha cuentan con tres CFDA Awards, que podrían ser como los Oscar de la moda (en 2012, 2014 y 2015) y están presentes en 37 países. “Sabíamos que no era otra marca que ofrece básicos de una manera lujosa y contemporánea (…) Si estás usando una chaqueta Chanel y necesitas una pieza anónima que muestre lo especial que la chaqueta es, espero que eso sea lo que The Row te ofrezca”, afirmaba Ashley en una entrevista a la revista Net-a-porter.

moda-atemporal-8

Las reglas de oro

  1. Colores: La paleta que se utiliza en este tipo de moda suele ser bastante sobria y acotada: negro, blanco, azul marino y grises son los más recurrentes, aunque, como explica el diseñador nacional Antonio Contreras, hay colores ‘sucios’ que también se usan mucho. “Los cafés con un poco de verde, o los verdes con un poco de morado… son colores que están ‘contaminados’ pero que son muy fáciles de combinar. Y la apuesta, por lo general, son tonos planos y limpios, sin estampados”.
  2. Telas: Es cierto, los diseños de este tipo de tiendas no suelen tener precios muy bajos, pero por una razón simple: las telas que utilizan tienen que ser de buena calidad porque el énfasis está en la caída y confección. “En ese sentido, lo interesante que tiene COS, es que siendo una marca del grupo H&M se da el lujo de tener telas de calidad a mejores precios, algo que quizás una marca independiente no podría hacer”, dice. La seda, lino, tencel (que aunque es artificial proviene de un material noble, la madera) y viscosa son algunas de las más utilizadas.
  3. Inspiración y diseño: Las pasarelas de los grandes diseñadores no son las que rigen sus creaciones. La arquitectura, el arte y el diseño suelen ser su leitmotiv. Sus diseños, aunque generalmente de cortes simples, son sofisticados y minimalistas, otorgándole una de sus grandes cualidades: transversalidad. “Esta moda tiene la capacidad de trascender en todas las culturas, y ser muy versátiles”, dice el diseñador Antonio Contreras.