Vida Sana

¡Que no te colapse marzo (ni el resto del año)!

Terminar las vacaciones y comenzar las responsabilidades provoca estrés y ansiedad en algunas personas. Si eres uno de ellos, ¡no te preocupes! La sicóloga Solange Anuch de Clínica Alemana nos entregó consejos prácticos para que marzo, y el resto de los meses, no sean tormentosos. ¡Toma nota!

  • Victoria Misito

Compartir vía email

“La ansiedad es una emoción que siempre está presente, pero que hay que aprender a controlar”, explica la sicóloga Solange Anuch. Para eso, existen algunas prácticas que contrarrestan la sensación de ‘agobio’. A continuación te mostramos cuáles son.

  • Reflexión interna: antes de enfrentar un período que puede significar un grado de estrés, lo recomendable es preguntarse: ¿Qué quiero de este año? ¿Cuáles son mis objetivos? De esta forma establecemos metas claras y posibles de alcanzar.
  • Organización: una vez que tengas los objetivos identificados, hay que asumir un horario y dosificar el tiempo. Anuch aconseja planificar las actividades para así evitar la ansiedad que provoca la improvisación.
  • Regular la actividad social: reunirse con amigos es una buena forma para relajarse y sentirse cómodo, sin embargo, este aspecto de la vida también debe ser dosificado, ya que muchas veces el ‘cumplir’ con ciertos eventos genera estrés en las personas.
  • Negociar: “Marzo es el momento perfecto para aclarar inquietudes y negociar en el trabajo”, comenta Solange. Si así lo hacemos, volvemos a la rutina libre de dudas y sin temas pendientes que nos atormenten el resto del año.
  • Alimentación saludable: lo que comemos es clave para reducir los síntomas y niveles de ansiedad. Por eso, debemos evitar consumir alimentos que estimulen el sistema nervioso. ¿Cuáles son estos? Los que contienen cafeína, alcohol y las bebidas energéticas.
  • Conectarse con uno mismo: contar con una instancia del día para reflexionar contribuye considerablemente en el bienestar emocional. Lo ideal es tener algún rito para desahogarse y conectar con uno mismo, aunque sea durante 5 minutos.
  • Ejercicio: practicar algún tipo de deporte siempre es recomendable, ya que tiene beneficios directos en nuestro estado anímico y es una excelente forma para desconectarse.
  • Buena compañía: “Estar con nuestro seres queridos es el mejor antídoto contra la fuerza, porque ahí se genera toda la fuerza para enfrentar los problemas”, dice la sicóloga.