Belleza

Comida para la piel

Mientras que las cremas con factor solar son una ayuda externa para que la piel no sufra a causa de la exposición al sol, ciertos alimentos son capaces de resguardarla desde el interior, gracias sus vitaminas, que aportan antioxidantes esenciales para combatir el estrés oxidativo que los rayos UV provocan a nivel celular y cuyos efectos se ven reflejados a nivel dérmico.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

El aspecto de la piel, tanto del cuerpo como del rostro, está estrechamente relacionado con la nutrición y los alimentos que ingerimos -o dejamos de ingerir-, especialmente en verano, cuando muchas veces los regímenes de alimentación son muy restringidos y hacen que disminuyan los nutrientes que consumimos.

“La mayoría de las personas pueden tener rasgos leves de deficiencias en esta época, al someterse a dietas muy restrictivas para bajar de peso para el verano, tornándose la piel opaca, pérdida de cabello y uñas quebradizas, lo que se suma a la posible deshidratación por no ingerir la cantidad adecuada de líquido, lo que produce en la piel de un aspecto más opaco y cansado”, asegura la nutrióloga de Clínica Klein, Paula Klein.

También debemos considerar que los rayos del sol provocan oxidación celular que conlleva al envejecimiento prematuro de la piel y que se puede contrarrestar consumiendo nutrientes con propiedades antioxidantes.

Así lo asegura la nutricionista de Clínica Indisa Ximena Díaz, quien explica: “Una dieta saludable que incluya agua, fruta y verduras en abundante cantidad, proporciones adecuadas de cereales integrales, lácteos descremados, carnes bajas en grasas como el pescado, y legumbres,  favorecerá la presencia de nutrientes asociados a una buena salud de la piel, tales como las vitaminas A, E y C. En cambio, incluir alimentos con alto contenido de grasas o azúcares refinados pueden estimular erupciones en la piel e inflamación”.

La mantención de los tejidos epiteliales, que protegen la piel y regulan la pérdida de agua, está directamente relacionada con el consumo de la vitamina A, por eso Ximena Díaz lo cataloga como el nutriente más importante en relación a la salud cutánea: “Incluso se ha comprobado que la falta de esta vitamina produce sequedad y descamación de la piel”.

“Lo constituyen los carotenoides, que son pigmentos vegetales generalmente de color amarillo o anaranjado, un poder antioxidante que puede neutralizar los radicales libres, responsables del envejecimiento de las células”, explica la nutricionista y agrega que los podemos encontrar en la zanahoria, espinaca, pimiento rojo, tomate, damascos y mangos.

La vitamina C, en tanto, es un antioxidante hidrosoluble que protege a la vitamina A de la oxidación. “Además es cofactor de numerosas enzimas implicadas en la biosíntesis de colágeno, elemento esencial para mantener una piel saludable”, dice Ximena Díaz y agrega que se puede encontrar en frutas y verduras como la naranja, frutillas, kiwis y brócoli.

La nutricionista de Clínica Las Condes, Giselle Muñoz, explica que aunque no existen estudios concluyentes relacionados a la protección del sol que pueden aportar los antioxidantes, sí se puede asegurar que son un buen complemento para los protectores externos.

“El efecto foto protector de los antioxidantes es muy beneficioso para nuestra piel, siempre y cuando nos cuidemos de la radiación solar”, explica. La experta destaca también a la hidratación como factor clave a la hora de reforzar nuestra piel desde su interior: “lo ideal es consumir alrededor de 8 vasos de agua pura al día como mínimo sobre todo si entrenamos y los días de calor”.

Cuidado con los excesos

En verano aparecen las terrazas, los after office, los asados y aumentan las salidas nocturnas durante la semana, lo que también puede tener un efecto nocivo en la piel.

“Consumir carne como tal no tiene efectos negativos, de hecho el organismo necesita proteína, pero nos encontramos con un problema cuando además se picotea, pues las papas fritas y otros snacks son inflamatorios, lo que sumado al sol hacen una mala combinación en esta época. La recomendación es preferir una copa de vino, que posee antioxidantes, y picotear algunas verduras, frutos secos, aceitunas y guacamole, que tienen elementos saludables”, recomienda Paula Klein.