Columnas

Op Art

En la colección Couture Spring 2018 de Dior, Maria Grazia Chiuri trabaja el damero en blanco y negro aumentando gradualmente su tamaño desde los hombros hasta los ruedos.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

Movimiento artístico fundado por el húngaro Víctor Vasarely y la inglesa Bridget Riley, entre otros, cuyo principal objetivo es ocasionar desorientación en el observador. Las composiciones se estructuran sobre la base de figuras geométricas simples o líneas rectas, curvas y quebradas que se reiteran a modo de secuencia. El cambio de escala y la distorsión de las mismas, produce la ilusión óptica de movimiento, profundidad y relieve. Predominan los contrastes blanco-negro y el empleo de tonalidades complementarias, responsables de la vibración del color.

Origen. Las primeras referencias al Op Art datan de fines de la década de 1910. Las constructivistas rusas Varvara Stepanova y Lyubov Popova desarrollan telas y ropas, en el marco de un proyecto estético ligado a un arte con sentido social, cercano a la funcionalidad del objeto y a la producción seriada. Stepanova inventa más de 150 patrones textiles en la primera industria soviética del rubro. En uno de ellos, el fondo se compone de rectángulos a rayas, blancas y negras, emplazadas diagonalmente y de manera equidistante. Cada vértice remata en dos tipos de triángulos negros, de distinto tamaño.

Estas diferencias provocan un juego óptico basado en el descalce de las esquinas. Los círculos integrados por anillos concéntricos (blancos y celestes), se ubican como figuras oblicuas. Incrementan el efecto y dinamizan la geometría. Popova sugiere para dicho género una túnica estilo Garçonne, de mangas cortas. La ancha banda amarrada a las caderas agrega improvisados pliegues y potencia la ambigüedad visual de la pieza.

fetiche-2
VASARELI, VEGA 200, 1968

Tendencia. El Op Art se vincula a las tendencias de moda hacia 1965. Luego de visitar la exposición “El ojo Sensible” (Museo de Arte Moderno de Nueva York), el confeccionista Larry Aldrich decide encargar vestidos inspirados en dicho movimiento. La estética se masifica rápidamente e invade ropas, telas, accesorios, mobiliario y gráfica. Piezas anónimas y firmadas circulan por las distintas capitales del mundo.

Destaca entre las primeras un vestido de línea A, con cuello alto y cierre en el frente, confeccionado en vinil. Sobre la superficie lleva impreso un diseño basado en cuadrados que se deforman. En el ámbito de la alta costura, Capucci presenta un maxi vestido de satín, con motivos equivalentes al que suma puños y cuello elaborados con plumas de avestruz.

En 1965, David Baley fotografía al diseñador inglés Ossie Clark junto a la modelo Chrissie Shrimpton, cuyo look Op Art deviene un emblema del Swinging London.

Para la primavera 2013, la propuesta de Louis Vuitton reinventa el damero y el arte óptico al mezclar el blanco con tonos neutros y brillantes, además del clásico negro.

fetiche-larga