La Comensala

Holm

El concepto me parece genial y lo más entretenido es que las ensaladas son distintas, inspiradoras, y con este tipo de comida uno se siente excelente el resto del día.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Estaba revisando que comenté el primer local de esta ensaladería el año 2013, y no había vuelto a ir hasta ahora, en que pasé un día a almorzar tardíamente, sola, al segundo Holm, en calle Santa Magdalena. Se trata de un lugar más amplio que el anterior, de dos pisos, mesas y sillas negras, piso ajedrezado blanco y negro y barra de ensaladas con vitrina refrigerada en color verde agua. Armónico y bonito.

Ese día el servicio me tocó supereficiente, una chica que con paciencia me explicó todo. Yo pedí un menú que incluye una citronela de la casa, dos ensaladas del mesón (hay cuatro o cinco diferentes que varían cada día), una tajada de pan hecho en casa y un muffin también casero, muy rico, de postre.

El pan es delicioso, me gustó tanto que compré para llevar. Otras opciones de menú incluyen sopa o un solo tipo de ensalada, se puede armar a la propia pinta. Además se puede agregar una proteína para quienes lo deseen. Hay jugos prensados en frío y sándwiches también.

Confieso que a este lugar fui dos veces, la primera vez extravié mis apuntes y por ello volví, y esta vez compré las ensaladas para llevar y así volver a probar la mano. La primera vez escogí una ensalada de zapallo cocido con coco, contundente y muy buena, y de la segunda no recuerdo los detalles. Las que me llevé -me atendió la misma niña eficiente de la primera vez- fueron una ensalada de brócoli crudo cortado con mandolina, coco, manzana, pasas, perejil y salsa blanca (llamada Brok-brok coli) y la otra, Apio sunset, de apio, naranjas, cebolla morada y pimentón con salsa de naranjas; mi favorita fue la de brócoli, la otra no me gustó tanto.

En la caja transparente para llevar me pusieron también unas hojas verdes y una tajada de pan. Ese día había también un hummus con muy buena pinta, al igual que una ensalada de papas con pimentón y albahaca que se veía increíble. En las dos ocasiones andaba por ahí Víctor Holm, chef danés dueño del local. El concepto me parece genial y lo más entretenido es que las ensaladas son distintas, inspiradoras, y con este tipo de comida uno se siente excelente el resto del día.

Nota 6.4

Consumo: el menú descrito $5.990. Pan de miel y cerveza para llevar: $2.690.

Santa Magdalena 51, Providencia Teléfono +56942274411