Vida Sana

Miel para sanar

No todas las mieles son iguales. Las hay de distintos árboles y flores, pero también algunas, al ser tan puras, son hasta medicinales.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Miel de manuka

La naturópata y directora técnica de BowSpa, Paulina Vargas, explica que la miel de manuka es famosa por sus propiedades medicinales. Se obtiene a partir del néctar de la flor del arbusto manuka, que crece en estado salvaje, principalmente en Nueva Zelandia.

La manuka crece en zonas y suelos libres de contaminación y posee propiedades curativas que potencian la acción antibacteriana de la miel, convirtiéndola en un producto de gran espectro antiinfeccioso, tanto interno como externo.

Si bien todas las mieles tienen atributos antiinfecciosos, en el caso de la de manuka se suman los beneficios que aporta el néctar del arbusto, que la hace más potente, aumentando sus propiedades bacterianas y convirtiéndola en un gran remedio antiinflamatorio, con cualidades antioxidantes, que mejora la circulación sanguínea, estimula la cicatrización y posee un perfil balanceado de vitaminas y minerales esenciales.

Índice UMF: Este grado se certifica en laboratorios y garantiza las cualidades terapéuticas de la miel de manuka. Mayor graduación (10 grados o más) es igual a mayor actividad antibacteriana.

Miel de ulmo

Al igual que la manuka, la miel de ulmo posee altos niveles de compuestos antibacteriales o antibióticos naturales. La nutricionista Nelba Villagrán (www.nutriterapia.cl) entrega algunos de
sus beneficios:

-Es una de las mieles más ricas en propiedades antibacterianas, por lo que es muy usada para heridas en la piel, hongos, úlceras de estómago, etc.
-Posee cualidades vasodilatadoras, recomendada para personas con enfermedades cardíacas.
Rica en hierro, calcio y zinc, por lo que es un buen complemento alimenticio en personas con anemia, defensas bajas, etc.
-Posee efectos antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de nuestro organismo.

Miel Bee Patagon, la miel de Manuka chilena

Esta miel activa podría compararse con la miel medicinal de manuka, ya que destaca por su nivel de antibióticos naturales. Alejandro Montes, ingeniero agrónomo y socio fundador de Bee Patagon, dice que Chile posee zonas de bosque nativo donde se extraen estas mieles, y en conjunto con la Universidad Católica se realizó un estudio que culminó con una metodología para medir estos compuestos activos de alto nivel antibacterial. El resultado fue el sello NHF (Native Honey Factor).

Bee Patagon selecciona estas mieles para luego ser analizadas y envasadas. Sus graduaciones van desde 5+, 10+, 15+ y 20+, siendo las 5+ y 10+ las con mayor disponibilidad. El sello NHF asegura el nivel antibacterial y que la miel provenga de bosque nativo.

Beneficios en la piel: Esta miel actúa muy bien en la regeneración de tejidos, promueve la producción de colágeno y regula la humedad de la piel. Es excelente para uso tópico en dermatitis, curación de heridas, problemas como el acné o usos como máscara facial para mejorar la calidad del cutis.

Beneficios sistema inmunológico: Se ha comprobado que las mieles puras fortalecen el sistema inmune y varios estudios han concluido que la miel incentiva la producción de inmunoglobulina A en la saliva. Además ayuda a contrarrestar tos y resfríos.

Importante para tener en cuenta: Esta miel Bee Patagon, además de su significativo nivel antibacterial (desde NHF 5+), proviene de bosques sin contaminación, lugares sin pesticidas. Y es una miel cruda, es decir, que no ha sido sobrecalentada o pasteurizada o ultrafiltrada, por lo que sus propiedades y pureza permanecen intactas.

Dónde encontrarla: En la mayoría de los locales Salcobrand, farmacias homeopáticas, Dellanatura y tiendas de alimentos naturales.