Vida Sana

¡Que no te falte brócoli!

Amado u odiado, lo cierto es que el brócoli posee una gran cantidad de beneficios para la salud: nutrientes, antioxidantes, propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias lo convierten en un alimento terapéutico, que debe ser parte de toda dieta.

  • Kevin Cortés

Compartir vía email

Pariente de la coliflor y del berro, crudo, cocido o salteado, el brócoli es rico y no únicamente por su sabor, sino que por su aporte en fibras, vitaminas C, E, K y minerales esenciales, que se encuentran en todas las partes de la planta. Además es una de las fuentes de alimentos, en las que más abunda la glucorafanina, un componente que el cuerpo convierte en sulforafano, químico que ayuda a contrarrestar los efectos negativos de la piel expuesta al sol.

Brócoli vs cáncer

¡Está demostrado científicamente! Una dieta rica y equilibrada en esta hortaliza, mejora la protección contra muchos tipos de cáncer, como el de mama, pulmón, recto, colon y próstata.

“Los últimos estudios destacan al brócoli, de entre los vegetales, por su alto contenido de glucosinolatos, compuestos que al llevarlos a corte y/o cocción, producen isotiocianatos, unos antioxidantes que son considerados como los agentes quimiopreventivos de mayor efectividad y que pueden suprimir el crecimiento de tumores”, afirma la nutricionista de Get Nutrition, Angélica Barrera.

Pero, ¿por qué brócoli puede prevenir el cáncer? Nelba Villagrán, nutricionista integrativa explica que este vegetal “es un potente detoxificador de sustancias posiblemente cancerígenas, que al aumentar su solubilidad y excreción, inhibe enzimas que activan carcinogénesis, aumentan la muerte de células cancerígenas, paralizan la progresión del ciclo celular de crecimiento, entre otros mecanismos de acción”.

Un protector del hígado

Alimentarte de forma incorrecta y seguir una dieta rica en grasa, podrían ser causantes de enfermedades o cáncer al hígado. Hábitos alimenticios frecuentes en un país como Chile, donde el 30% de la población padece de hígado graso y el 74% de los chilenos tiene exceso de peso. La buena noticia es que un reciente estudio, de Elizabeth Jeffery de la Universidad de Illinois, dice que incluir brócoli en la dieta podría protegernos del cáncer de hígado y evitar que se desarrolle un hígado graso. Esto porque la verdura de forma arborescente, puede regular la absorción de grasas, filtrar determinados tóxicos y controlar radicales libres.

Ahora, si quieres saber cuánto es lo que se debe consumir para obtener estos beneficios, las especialistas recomiendan entre 2 a 3 porciones de verduras al día (ojalá diferentes), donde una porción de brócoli equivale a 1 taza. Además, si quieres potenciar las propiedades, no debes olvidar incluirlo en la dieta diaria, combinarlo con alimentos de la familia crucífera y con aquellos que contengan vitamina C, como el limón.