Vida Sana

Propósito 2018: menos estrés

Qué mejor que proponernos un año más relajado. Sabemos que es difícil, pero aquí van buenos consejos para tener una mejor calidad de vida.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Beneficios de vivir con menos estrés

María Elena Pulido, psicóloga instructora de mindfulness, hatha yoga y meditación, explica que cuando vivimos más tranquilos, menos pendientes del futuro, estamos más disponibles para otros y para nosotros mismos; nos concentramos mejor y permanecemos más atentos, con menos ansiedad. El cuerpo genera menos cortisol y con esto se duerme mejor, se disfruta más y baja la irritabilidad. Consejos para estresarse menos:

  1. Parar, aprender a detenerse, romper la indiferencia, meditar, hacer yoga, conectarse con el cuerpo y respetarlo.
  2. Volver a uno mismo, darse tiempo, dejar de hacer y conectarse con la propia experiencia.
  3. Aprender a decir que no y a no comprometerse a realizar miles de actividades que finalmente atentan contra nosotros mismos, contra el descanso.
  4. Soltar los celulares, tomar aire fresco, hacer pausas y reconectar.

¿Por qué comemos más en momentos de estrés?

Según el psicólogo Martín Maturana y la nutricionista Catalina Manríquez, cuando se está sometido a un alto nivel de estrés se moviliza la ansiedad. Esto puede llevarnos a pasar por alto el autocuidado (comer en los horarios indicados), por lo que se buscan alimentos calóricos para compensar el déficit por el desorden de hábitos. Se necesitan alimentos altos en azúcares o grasas para contrarrestar el malestar del estrés, ya que estos alimentos generan una sensación de satisfacción momentánea.

¿Qué comer en momentos de estrés?

Pilar Caviedes, coach de vida saludable, recomienda comer los siguientes alimentos cuando se está con períodos de estrés:

  • Té verde: sus antioxidantes, como polifenoles, flavonoides y catequinas, ayudan a tener un mejor estado de ánimo.
  • Arándanos: poseen vitaminas C y E, y minerales como el magnesio y manganeso, útiles para reducir el estrés. Contribuyen a subir el ánimo y combaten el insomnio.
  • Espinacas: los vegetales verde oscuros son ricos en vitamina C, A y B. Sus minerales como calcio, potasio, magnesio y fósforo reducen las hormonas del estrés.
  • Almendras: gracias a su composición en vitaminas E y B, y minerales como el magnesio, zinc, las almendras reducen la presión arterial y aumentan el nivel de energía.
  • Chocolate negro: un cuadrado de chocolate al día puede reducir el nivel de hormonas de estrés presentes en el cuerpo. El cacao posee magnesio, mineral que lucha contra el estrés, la fatiga, depresión e irritabilidad.
  • Salmón y jurel: los ácidos grasos omega 3 presentes en estos pescados aumentan los químicos cerebrales como la serotonina, que regula las hormonas del estrés.
  • Palta: reduce el nivel de la presión arterial y baja las hormonas del estrés.

Ejemplo dieta de un día:

  1. Desayuno: porrige de leche de coco + arándanos + almendras + 1 cdta. de chia y linaza
  2. Media mañana: té verde + tomates cherry
  3. Almuerzo: hamburguesas de jurel + arroz integral + ensalada de espinaca
  4. Media tarde: cuadrado de chocolate alto en cacao
  5. Cena: salmón a la parrilla + puré de palta con jengibre y limón.

¿Por qué es importante vivir con menos estrés?

La directora y naturópata de BowSpa, Paulina Vargas, , explica que el estrés es ‘la epidemia de nuestros tiempos’. De forma silenciosa, pero invasiva, afecta cada vez a más personas; altera el estado físico y mental, porque obliga al cuerpo a aumentar los niveles de cortisol y, a su vez, altera la capacidad del organismo de reaccionar a la hormona. Con todo esto, el cuerpo se inflama y responde de forma equivocada a las enfermedades.

En resumen: acumular estrés en nuestro cuerpo es acumular inflamaciones que debilitan el organismo y son la base de variadas enfermedades.