Entrevistas

Germán Moyano: “Las latinas adoptaron ese ‘je ne sais quoi’ de las parisinas”

Vivimos en un mundo hiperconectado, donde las fronteras en cuanto a maquillaje y moda están cada vez más difusas, las tendencias mutan con rapidez y las nuevas tecnologías hacen que nos preguntemos ¿y ahora qué van a inventar? Una de las personas más indicadas para hablar de este tema es el argentino radicado en París Germán Moyano, quien hace más de una década se desempeña como director de Educación y Retail de Lancôme, lo que lo lleva a viajar por todo el mundo enseñando y aprendiendo de las mujeres y maquilladores que va conociendo.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

Es argentino pero habla español con un marcado acento francés. Es actor, pero es uno de los makeup artists más influyentes de Lancôme, pues debido a su rol de director de Educación y Retail, Germán Moyano viaja por los cinco continentes descubriendo tendencias de maquillaje, enseñando sobre los nuevos productos de la marca, y de vez en cuando maquillando a celebridades como la modelo Taylor Hill -protagonista de la campaña de la línea Monsieur Big de la marca- y a la actriz Lily Collins.

¿Cómo llegaste a Lancôme? Es una historia realmente increíble. Yo vivía del teatro, esa era mi pasión. Pero llegó un punto en que necesité encontrar un trabajo estable y fue así como llegué a una perfumería donde buscaban a un maquillador. Luego de una semana de formación empecé a trabajar en un punto de venta de Lancôme en Galerías Pacífico -Buenos Aires- y descubrí todo un mundo que se abría ante mí. Maquillar es como hacer un cuadro sobre el rostro de una persona, y eso fue lo que más me gustó, el contacto con la gente. En 2006 llegué a la Formación de Maquillaje y desde ahí me encargo de formar a todos los maquilladores del mundo en las técnicas de la marca, además de hacer prensa.

german-moyano-2

¿Qué es lo que antecede a un lanzamiento? Primero se trabaja con la inspiración que llega a las marcas, como el color y la textura. Creo que el mundo del maquillaje ha cambiado bastante porque antes eran las marcas las que imponían las tendencias mientras que hoy son las bloggers y todo lo que pasa en Internet. Entonces hablamos de una evolución constante. Antes el trabajo previo a un lanzamiento se hacía con cuatro o cinco años de anticipación, mientras que ahora hay que hacerlo en meses. Y aun así hay todo un proceso de investigación y pruebas, porque todo lo que lanzamos ha sido probado y está comprobado que funciona.

¿Cómo formas maquilladores en todo el mundo cuando las mujeres son distintas? Antes lanzábamos el mismo producto en todo el mundo, pero con colores diferentes dependiendo del lugar. Hoy las colecciones son globales y las hacemos individuales gracias al trabajo de cada maquillador. Un rojo que en Estados Unidos se va a usar muy fuerte una chilena lo va a preferir más natural, y en vez de aplicarlo directamente lo hará con los dedos, para que se vea más sutil. Son las técnicas las que se tienen que adaptar a cada pueblo.

¿Entonces son las norteamericanas las más atrevidas? Sí, porque hay una cosa social. Además el color es muy importante en Estados Unidos. Luego vienen los países de Oriente, donde todo lo que es exageración de las líneas es muy importante a nivel cultural. En Europa, Londres es una ciudad clave en lo que es el color, mientras que el resto juega principalmente para los eventos más especiales pero optan por lo más natural.

No mencionas a las parisinas, que es con quienes te relacionas más en el día a día, ¿cómo viven el maquillaje? Pasa que no sabes lo que tienen pero funciona. Las ves peinadas pero despeinadas, y hay una cosa muy rara porque todo lo hacen natural pero con un giro. Hay algo a lo que le dan valor, que pueden ser los labios, la piel o el pelo, pero simplemente hace clic. Son más flojas en cuanto al uso de productos, prefieren la naturalidad, y la verdad es que creo que en muchos países de América Latina las mujeres adoptaron ese je ne sais quoi, esa onda parisina.

Lo mismo pero nuevo

Según Germán Moyano, las mujeres están buscando una “paz interior” como respuesta a los problemas que enfrenta el mundo en la actualidad, y por eso vuelven a las tendencias más naturales que reinaban antes que técnicas como el contouring o el strobing aparecieran.

Hablamos de volver a como nos maquillábamos antes, pero me imagino que las fórmulas cambian… Lo que pasa es que ahora nos encontramos con productos híbridos. Antes las mujeres se ponían base solo en la semana porque para el fin de semana querían dejar que la piel respirara. Hoy una base de maquillaje puede tener hasta un 50% de hidratación en sus compuestos, entonces no ahoga la piel, le hace bien. Uno de los productos que estamos próximos a lanzar es un labial en polvo que al entrar en contacto con la piel se convierte en una crema de acabado muy natural. Entonces es lo mismo, pero mucho mejor.

german-moyano-1

¿En qué se inspira Lancôme para seguir creando? En poder sorprender y sorprenderse en cada momento. A veces las marcas no dejan que las mujeres se atrevan a descubrir, y lo que nosotros hacemos es llamar a que se encierren en el baño y jueguen con el maquillaje. Total, si no les gusta se lo pueden sacar y ya está, no es como el pelo, que tiene que crecer. Para nosotros es fundamental escuchar a nuestras clientas, tanto así que nuestro último invento, que ya lanzamos en Europa y que próximamente estará en América Latina, es un máquina que crea una base de maquillaje exacta. Toma medidas de tres puntos de la piel y señala cuánto amarillo, negro o rojo necesita, o si debe tener más polvo o más hidratante. Con esa información pones cada ingrediente en la máquina y se mezcla todo creando la base. ¡Las clientas quedan impresionadas!