La Comensala

La Mar

La Mar, a pesar de que no es barato, es un excelente lugar cuya cocina, hoy a cargo de un chef chileno, se ha ido consolidando, con muy buen servicio y ambiente.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Con mi mama y hermana queríamos un lunes de cebiche, y para ello qué mejor que ir a La Mar, cuyo ambiente relajado y festivo nos recuerda a nuestra amada Lima, donde vivimos por muchos años. Salón amplio, con larga barra que recibe al comensal, música alegre y fuerte, pizarras negras pintadas con tizas de colores, coctelería entretenida, buena oferta de vinos y carta que se la juega por el difícil camino de la pesca artesanal y sustentable (cada día hay una oferta que va variando).

Al sentarnos, las cartas demoraron un poquito en llegar. Probamos el infalible pisco sour de la casa y más rato un cebiche de lenguado recién llegado, explicaron. Un bocado de ese plato fue trasladarnos a esos frescos cebiches playeros limeños; muy bueno. Probamos también un cebiche de caleta, de pescado, camarón, pulpo y trozos de pescado frito, en este caso congrio, si bien la carta decía pejerreyes.

Compartimos como fondo un tacu chupe, una versión propia del tacu tacu (arroz con legumbres convertido en una gran croqueta y frito), en este caso con el sabor a la enjundiosa sopa chupe de camarones y también con jaiba y huevo pochado; una apuesta segura porque ambos platos son sabrosos. Lo que comentamos que no nos gustó fue que el arroz del tacu tacu se percibía poco, ganaban las legumbres y perdía el equilibrio de texturas del plato, y por su sabor para nosotras no fue tan “chupe de camarones” como lo esperábamos.

La atención fue esmeradísima, pero aquí me conocen y siempre me tratan bien. A la hora del postre, golosas todas, no pudimos resistir la chocotorta, un trozo enorme y bien húmedo de torta de chocolate, y la versión del turrón de Doña Pepa, una especialidad que comen los limeños en octubre, época de la procesión del Señor de los Milagros, en este caso una gloriosa transformación de ese turrón en postre, con una bola de helado de turrón y barritas de la masa anisada; maravilloso. La Mar, a pesar de que no es barato, es un excelente lugar cuya cocina, hoy a cargo de un chef chileno, se ha ido consolidando, con muy buen servicio y ambiente. Es por eso que uno vuelve.

Consumo: $42.400 (sin sumar cebiche de lenguado ni los bebestibles).

Nota 6. 6

Av. Nueva Costanera 4076, Vitacura. Teléfono +5622067839.