Entrevistas

Un análisis sobre la mujer y el sexo

A partir del 22 de noviembre se exhibirá ‘Venus’ en Chile, un documental danés que deja al descubierto la relación de las mujeres con el placer y el sexo. Conversamos con la sexóloga Josefina Lazcano sobre el contenido de este film, las inquietudes que más nos atormentan y las diferentes maneras de vivir la sexualidad.

  • Victoria Misito

Compartir vía email

En la sala de un departamento con paredes color crema y piso de madera se encuentra una silla negra, que está siendo ocupada por una mujer, justo en la mitad. En los alrededores no se ve nada. No hay muebles ni cuadros. Ella revela ante las cámaras cómo fue su primera experiencia lésbica. Así es la escena con la que comienza el tráiler de ´Venus´ el documental que recopila las fantasías eróticas, deseos y frustraciones de más de 100 mujeres.

Lea Glob y Mette Carla Albrechtsen son las jóvenes directoras danesas de ‘Venus´. Ambas convocaron un casting como parte del proceso para filmar una película erótica por y para mujeres. A medida que fue avanzando el rodaje, las entrevistadas fueron relajándose y la trama tomando forma. Ambas directoras se dieron cuenta de que, sin haberlo previsto, estas sesiones íntimas se convirtieron en la película que necesitaban hacer.

El film, que ya recibió cinco premios alrededor de Europa, llegó a Chile gracias a DocsBarcelona del Mes, un programa de distribución de documentales que nació del festival internacional de cine DocsBarcelona. El objetivo de esta iniciativa es que las carteleras del país cuenten con estrenos de este tipo cada mes.

Josefina Lazcano, psicóloga de la Universidad Diego Portales con postgrado en Terapia Sexual de la Universidad de Barcelona, estuvo presente la primera vez que se mostró ‘Venus’ en Valparaíso, y lideró un conversatorio donde los asistentes hablaron abiertamente de sexo.

  • ¿Cuál fue el resultado de esa experiencia?

La verdad es que fue sorprendente. A mí me habían dicho que podían llegar entre 10 a 50 personas a ver el documental, pero llegaron 90. Lo que más me llamó la atención es que la mitad eran hombres. Jamás nos imaginamos que a tantos de ellos les interesaba conocer la sexualidad femenina. Una vez que terminó “Venus” salieron preguntas increíbles, la gente se abrió full. Una niña dijo que quería hacer un movimiento para dejar de hacerles sexo oral a los hombres hasta que ellos se lo hicieran a ellas primero y recibió mucho apoyo del resto.

  • ¿Temas de ese tipo se habla en el documental?

Se habla de todo. Lo que hace “Venus” es invitar a las mujeres a liberarse sobre el sexo. Yo creo que la principal conclusión es que todas somos distintas sexualmente hablando, pero que tenemos los mismos deseos y miedos. Eso se da en todas, pero lo viven de diferente manera. La lesbiana habla de sus miedos y tabúes, y al final son los mismos que la heterosexual, pero representados de distinta forma. Se habla mucho de sexo y amor, de esa eterna pregunta que nos hacemos de si van juntos o no. También, y uno de los temas que más me interesó a mí, es la importancia de la autoestima para tener una relación placentera.

Las mujeres, con mucha naturalidad, explican cómo han vivido su sexualidad y terminan ‘desnudándose’ a su propio ritmo. Es un documental muy nórdico, artístico y minimalista.

  • ¿Y cuáles serían nuestros principales miedos y deseos?

Primero hay que dejar claro que cada mujer es distinta, no te podría generalizar y no me gusta hacerlo, pero sí existen algunos patrones que se repiten en varias personas. A mí me llama mucho la atención el tema de la autoimagen, el cómo mi imagen se construye a través de los ojos de otro. Las mujeres nos cuestionamos todo el tiempo si somos sexys, si estamos en la posición correcta, si deberíamos estar con la luz apaga o prendida, cómo nos ve nuestra pareja constantemente y eso no está bien.  La autoestima es esencial para ser libre sexualmente. Algo similar pasa con el deseo. Este se genera también a partir del otro, de lo que quieren de mí, más de lo que quiero yo. En ese escenario, que es muy de la cultura occidental, es muy difícil saber qué es lo que una quiere, cuál es su verdadero deseo. Casos como esos llegan a mi consulta todo el tiempo, muchas dicen que no saben qué es lo que les gusta del sexo.

  • Nos falta conocernos…

Sí, totalmente. Hay un tema de poderes,  porque los niñitos desde chicos que se tocan, pero si lo hacen las niñas es mal visto. Eso genera que muchas mujeres se cuestionen hasta su forma de llegar a un orgasmo.

  • ¿Muchas no lo logran?

Me pasa que veo muy poca satisfacción en muchas mujeres. Según las estadísticas, el 70% alcanza el orgasmo a través del clítoris y el resto por la penetración, sin embargo, hay muchas que no saben o no se atreven a informar esto a sus parejas, lo que provoca una constante frustración. Ellas necesitan tener roce en esa zona y su pareja muchas veces no lo sabe. Es algo un poco tabú, pero que debe trabajarse. La sexualidad es algo que tiene que fluir, el sexo debe fluir.

  • También estar ‘socialmente alejadas´ del porno debe influir en la ignorancia de lo que queremos.

Sí, de todas maneras. Pero ahora hay muchas mujeres que ven porno, aunque siga siendo un tema tabú. Hoy día hay porno más ‘soft’, que es mucho más sensual. La mujer suele buscar algo más relacionado al romance, algo lento, donde se muestre la previa. También pasa que hay muchas que disfrutan el porno lésbico y eso no quiere decir que sean lesbianas. Esto es porque el cuerpo femenino es mucho más sensual. Aunque hay varias teorías que dicen que los seres humanos somos  bisexuales y que por eso entramos en este mundo que nos llama la atención. El porno te lleva a un mundo fantasioso y, como hoy la mujer es mucho más busquilla, se ha abierto a una industria más ligada a ella, ya que no enganchamos con lo mismo que los hombres.

  • Al principio comentaste que fueron muchos hombres a ver “Venus”, ¿a ellos les cuesta entender la sexualidad de las mujeres?

Me ha pasado que llegan muchos hombres complicados por cómo ven a su pareja en la cama una vez que se casan. Para entenderlo mejor, hay que aclarar que (súper genéricamente), existen dos tipos de mujeres: la María y la Madonna.  La María es la típica mujer recatada, tranquila y buena madre, en cambio la Madonna es la ‘puta’, la loca, la que no tiene ningún tapujo. Hay muchos hombres que conocen a una mujer con una sexualidad muy Madonna, pero que cuando se casan esperan, por una cuestión cultural, que sea una María. Ahí colapsa el sistema, no se puede transformar a una Madonna en María y tampoco al revés, y eso genera un conflicto en la relación, esa búsqueda de transformar a la persona en otra. Ojo que es algo que pasa súper inconsciente y hay que hacer todo un trabajo para descifrar el problema.  Él ya no la quiere ver disfrazada, no quiere llevarla un motel, esto lo colapsa porque ‘ella es tan tierna, tan dulce’. Para algunos su mujer no puede ser las dos, eso les hace ruido.

Pero hoy en día es algo que se debe trabajar porque las mujeres se han apropiado mucho más de su sexualidad, quieren jugar y divertirse. La María y la Madonna deben integrarse porque es necesario para tener una relación placentera.

ok

Horarios y lugares del documental

cuadro

MÁS INFORMACIÓN:

Web http://www.docsbarcelonavalparaiso.com/

Facebook https://www.facebook.com/DocsBarcelonaValparaiso/