Vida Sana

Los poderes del mango

Se acerca el verano y con él la abundancia del mango fresco. Además de tener un sabor y dulzor inigualables, esta fruta posee muchas propiedades que mejoran la salud del organismo y de la piel.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Beneficios nutricionales

Belén Dussaubat, instructora de cocina raw y nutrición crudivegana, explica que el mango es un tesoro de elementos nutritivos, antioxidantes y medicinales. Aquí los porqué:

  • Ayuda a tener una buena visión: por su alto contenido en vitaminas A, C y E.
  • Contra arteriosclerosis: por ser rica en antioxidantes y vitaminas A, C y E, que impiden la oxidación de las lipoproteínas que circulan en la sangre junto al colesterol.
  • Contra hipertensión: al ser una fruta diurética, facilita la producción de orina. Además contiene bastante potasio y poco sodio. Todo esto promueve el control de la presión.
  • Sistema digestivo: su consumo frecuente ayuda contra el estreñimiento, vómitos y gases. Y por su alto contenido de enzimas ayuda en casos de úlceras de estómago o gastritis.

¿Cómo comerlo?

Belén Dussaubat entrega tres buenos consejos para comer esta fruta aprovechando sus beneficios:

  • Maduro: Siempre comerlo maduro, dulce. Para esto hay que esperar que por fuera tenga un color anaranjado y su aroma sea intenso y dulce.
  • Congelarlo: Para tenerlo en toda época del año, una buena idea es, cuando estén muy maduros, pelarlos, quitarles la pulpa y congelarla. Se puede usar para preparar helados y postres saludables.
  • Ensaladas: Al ser de naturaleza neutra, es un buen agregado en las ensaladas. Queda bien con hojas verdes y verduras jugosas como el apio y con frutas no tan dulces como el tomate y la palta.

Para la piel

La cosmetóloga y naturópata Svetlana Raylyan explica que el mango posee una perfecta combinación de nutrientes, vitaminas y minerales que hacen del consumo de esta fruta un ‘tratamiento’ efectivo para el cuidado de la piel:

  • Vitamina A: posee un potente efecto antiedad, capaz de destruir los radicales libres.
  • Vitamina E: también ayuda a hacer frente a los cambios relacionados con la edad en la piel, previniendo y atacando las arrugas profundas, suaviza la piel, renueva las células y resiste los rayos ultravioleta destructivos.
  • Vitamina C: estimula la producción de colágeno, fortalece los vasos sanguíneos, sana eficazmente los microdaños de la piel y tiene un efecto blanqueador.
  • Vitaminas del grupo B: proporcionan respiración celular y renuevan las células de la piel, combaten eficazmente el envejecimiento temprano de la capa dérmica, alivian el acné y entregan a la piel un tono saludable.
  • Vitamina D: mantiene el tono de la piel y protege de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta.
  • Hierro: entrega frescura a la piel.
  • Calcio: regula el metabolismo dérmico.
  • Ácidos poliinsaturados: hidratan la piel, nutren e eliminan los signos de vejez y mejoran la turgencia de la piel.

¿Cuánto comer?

La nutricionista Daniela Ghiardo, del Centro de Nutrición y Bariátrica de Clínica Las Condes, entrega los siguientes datos:

Cantidad ideal a comer: Una unidad o taza si es picado y no más de dos veces al día. La unidad debe ser del tamaño de un puño. Es importante respetar esta cantidad, ya que es un alimento que eleva rápidamente la glicemia.

¿Entero o en jugo? Como toda fruta, tiene un azúcar que es la fructosa. En personas con riesgo de sobrepeso o en tratamiento para bajar la insulina no conviene tomar el mango en jugo, sino comer la fruta entera.
Una unidad logra cubrir el 60% de los requerimientos de vitamina C en un adulto al día.

Manteca de mango

La periodista y cosmetóloga Catalina Aguirre explica que la manteca de mango suaviza, nutre y regenera la piel, protegiéndola del envejecimiento. Ayuda en la protección de los rayos UV y se absorbe rápidamente, sin dejar grasosa la piel. Algunos de sus beneficios son:

  • Antiestrías: regenera la piel e hidrata profundamente, disminuyendo la apariencia de estrías y evitando su aparición.
  • Después de la ducha: humecta y mantiene la piel suave todo el día.
  • Restaura el cabello: excelente aliado para recuperar la belleza del pelo seco o maltratado.

Dos buenas mascarillas

Catalina Aguirre entrega dos recetas de mascarillas para la piel en las que el mango es un ingrediente fundamental:

Para reducir las manchas oscuras: 1cda polvo de piel seca de mango + 1cdta yogur. Dejar actuar por 8-10 minutos y retirar con agua tibia.

Para pieles sensibles: Pulpa de ½ mango + 1cda avena triturada + 1cdta miel + 4cdas leche. Antes de aplicar, lavar cara con agua fría, secarla bien y aplicar esta pasta por 15 minutos. Lavar nuevamente la cara con agua fría para eliminar los restos.