Columnas

Paisajes

A mediados del siglo XVII, los primeros kimonos pintados a mano incorporan paisajes que reproducen, acorde la estética predominante, los árboles, flores y pájaros propios de la estación del año.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

Conjunto de elementos visibles emplazados a partir de la línea del horizonte. En general se asocia con el mundo natural (cielo, nubes, cerros, montañas, tierra, vegetación). Sin embargo, incorpora también aquellas imágenes que exhiben escenas sobre la ciudad.

El paisaje depende en gran medida del punto de vista del observador y del momento en que mira. Es él quien determina sus límites y jerarquiza aquello que está en frente. Una segunda acepción de paisaje refiere a las distintas representaciones gráficas cuyas temáticas se inscriben en esta tendencia.

Origen. Durante un largo tiempo el vínculo entre paisaje e indumentaria ha sido más bien de carácter utilitario (empleo de materiales textiles provenientes de la flora o fauna local) o bien abstracto (recuperación de colores, formas, texturas del entorno inmediato). El paisaje como motivo decorativo es incluido ocasionalmente, en Europa, recién en el XVII. Hacia 1635 las inglesas llevan pequeñas bolsas que penden de la cintura, bordadas con hilos de seda y plata. Destacan flores e insectos cuyas formas, proporciones y disposición no tienen relación alguna con la realidad.

Un siglo después los dibujos adquieren un carácter más panorámico. Emergen árboles, olas, playas, barcos, montañas, campiñas. Decoran principalmente los portafolios utilizados para guardar las cartas. En el XIX, las elegantes adoptan el primer bolso de mano. Algunos van bordados en petit point imitando el estilo de la tapicería en boga. Los diseños, muy detallados, integran perspectiva, luces y sombras. En otros casos las escenas componen un medallón esmaltado, coronado de un borde metálico y que va cosido a la tela de la cartera.

fetiche
Vivienne Westwood, SS 2018.

Tendencia. Desde la década del 70 los paisajes aparecen cada vez con más frecuencia en la ropa de ambos sexos. Al comienzo, enmarcados en un cuadrado o rectángulo, se ubican en el frente de poleras y suéteres. En los 80, Jean Charles de Castelbajac diseña un abrigo de algodón donde dichas imágenes, pintadas a mano, ocupan la mayor parte de la superficie.

El año 1990, Vivienne Westwood presenta la colección Portrait, en la que reproduce impresos, cuerpos desnudos y paisajes pertenecientes al pintor francés del Rococó François Boucher. En los últimos años la griega Mary Katrantzou sorprende con sus complejos y coloridos paisajes, estampados digitalmente.

En 2008 Prada diseña un conjunto de pantalón y blusa de seda decorado con imágenes de cómics que combinan grandes escenas cotidianas y paisajes donde transcurre la historia.