Belleza

Mitos y verdades del lavado de pelo

El calor, la piscina, la playa...en verano sobran razones para aumentar la frecuencia del lavado de pelo. Para sacarle el mayor provecho posible corroboramos y desmitificamos con la ayuda de tres especialistas todas las creencias que giran en torno a esta simple rutina.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

  1. El agua tibia elimina mejor la grasitud del cabello: VERDADERO.
    Efectivamente el calor del agua suelta la grasa más fácilmente. Ahora, tampoco hay que abusar. Pedro Orellana, estilista de Peluquería y Barbería Condell explica que muy caliente puede generar extra sebo. “La temperatura ideal para lavarlo, independiente de tus preferencias, es tibia”, dice.
  2. Usar doble champú refuerza el efecto: VERDADERO. 
    Aunque los especialistas coinciden en que la cantidad es variable – dependerá del largo y cantidad de pelo- lo importante es que debe ser suficiente para hacer espuma. “El ideal es repetir el proceso dos veces, la primera en general no hace tanta espuma, la segunda sí, y debe dejarse por un tiempo más largo, entre uno y dos minutos, realizando un suave masaje”, explica el dermatólogo Rodolfo Klein, de Klein & Asociados.
  3. Se debe ir alternando el champú para que el cabello no se acostumbre VERDADERO. 
    Efectivamente el pelo responde mejor cuando se va alternando el champú. El estilista Pedro Orellana recomienda usar dos veces a la semana un champú sin sal. “Lo ideal es combinarlo con un champú especial para tu tipo de cabello, así no se pierde su estado natural”, explica.
  4. Lavarse el pelo todos los días no es bueno: FALSO.
    Aunque no es un falso rotundo, porque esta es una de las creencias más controvertidas entre los especialistas. Carla Muñoz, dermatóloga de Clínica Santa María y Globalderm, sostiene que la frecuencia depende de la producción sebácea de cada persona. “No es posible determinarlo a priori”, dice. Por otra parte, el doctor Rodolfo Klein recomienda no hacerlo tan seguido: “En general no es recomendable porque puede provocar resequedad del pelo y cuero cabelludo, y en el cabello graso puede aumentar la secreción de la misma”.
  5. Terminar la ducha con un chorro de agua fría le dará más brillo al pelo: VERDADERO.
    Carla Muñoz explica que efectivamente el agua fría ayuda a cerrar la cutícula, lo que le da más brillo al pelo.
  6. Lavar el pelo muy seguido promueve la caída: FALSO.
    “La frecuencia del lavado no afecta. Sí afecta si el chorro del agua es muy fuerte o se desenreda tirando bruscamente del tallo piloso”, advierte la dermatóloga Carla Muñoz. Ahora, en caso de pelo muy dañado, sí podría promover la caída, según cuenta el Dr. Rodolfo Klein.
  7. Cepillar el cabello húmedo lo debilita: FALSO.
    Los especialistas desmienten esta creencia. “El pelo no se debilita al cepillarlo húmedo. Si se cepilla muy fuerte, ahí puede dañarlo por quiebre del tallo porque se suelta del cuero cabelludo por tracción mecánica, eso independiente de si está húmedo o seco”, explica la doctora Carla Muñoz.
  8. Para saber que está limpio, hay que refregar hasta que suene: FALSO.
    “Por el contrario, eso lo daña”, advierte el doctor Rodolfo Klein. El estilista Pedro Orellana aconseja hacerlo con un masaje suave para no enredarlo. “Lo ideal es aplicar el champú con las palmas de las manos, no con las yemas y menos las uñas, eso solo genera más grasa y no limpia como creemos”, dice.
  9. El champú y la crema para peinar deben ser de la misma marca para potenciar los efectos: FALSO.
    “Lo ideal es que sean para el mismo tipo de cabello y que contengan productos activos similares para que se potencien”, explica el dermatólogo Rodolfo Klein.
  10. Aplicar acondicionador desde la raíz genera más grasa: VERDADERO.
    El acondicionador siempre va de medios a puntas. “Aplicarlo desde la raíz solo contribuye a agregar grasa innecesaria que ensuciará rápidamente el cabello”, dice el estilista Pedro Orellana.

Clave de peluquería

El estilista de peluquería y barbería Condell Pedro Orellana, explica las tres grandes claves de un buen lavado: no aplicar mucho champú, masajearlo suavemente con las palmas de las manos y lavarlo con agua tibia. Además, hacerse cada 15 días un masaje. “Siempre podemos utilizar nuestra crema favorita de masaje o máscaras caseras con aceite de coco, oliva, miel, huevo, palta, etc., dependiendo de lo que se quiera potenciar”, dice. El masaje se debe realizar con el pelo desenredado, para que el producto logre penetrar la fibra capilar y la nutra con los elementos esenciales. Luego, poner plástico alusa sobre él y dejar actuar entre 15 minutos a media hora. Luego enjuagar. “También se debe aplicar de medios a puntas, nunca desde la raíz. Si haces estos procesos constantemente, tu cabello siempre lucirá sano y radiante”, dice.