Belleza

La divina proporción

Científicamente existe un número que representa la proporción ideal. Hablamos del número Phi, conocido también como la proporción áurea o de oro, y que se remonta, al menos, a la antigüa Grecia. La reconocida makeup artist australiana Rae Morris fue más allá y utilizó esta medida para maquillar los ojos en su último libro Makeup Masterclass. Invitamos a la profesional Bea Palma a seguir las técnicas descritas por Rae y así mostrarles el paso a paso para lograr una mirada ‘perfecta’.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

El número más bello

En la naturaleza, en la fotografía, en una canción, incluso en el cuerpo humano… La llamada proporción áurea está en todas partes, y a menudo se le atribuye un carácter estético especial a los objetos que la poseen. Pero ¿qué es? En términos simples, es un concepto matemático que existe desde la Antigüedad y que explica la relación o proporción que guardan entre sí dos segmentos de una recta y que es representado por un número irracional (1.6180339887…), que en 1900 denominaron como Phi, en honor al escultor griego Fidías.

A este número áureo, o de oro, también se le asocia la sucesión de Fibonacci, una serie infinita de números naturales que empieza con un 0 y un 1 y continúa agregando números que son la suma de los dos anteriores. Ambos conceptos unidos dan forma a lo que se conoce como el ‘rectángulo dorado’ (que posee una proporcionalidad entre sus lados igual a la razón áurea) y del que se desprende la ‘espiral dorada’, una espiral logarítmica que es la que utilizamos en esta propuesta.

Aunque el tema y su composición son bastante más complejos, en este tutorial nos basamos en la propuesta que la maquilladora australiana Rae Morris plantea en su último libro, Makeup Masterclass, en donde aplica esta proporción en el maquillaje de ojo para lograr que este se vea más grande y almendrado, como el de los antiguos egipcios.

tema-16-1

1. Para aplicar esta proporción al maquillaje de ojos, Rae utilizó la espiral dorada
para alinear:

  1. El centro de la pupila
  2. El borde exterior del iris
  3. La esquina interna del conducto lagrimal
  4. El vértice inferior del iris
  5. El punto al cual se extiende la forma del ojo

tema-16-2

2. A continuación, se debe encontrar el punto más bajo del párpado inferior. Una vez definido, delinear con el tono que se desee una línea bajo la pestaña inferior, desde el punto A hacia el final del ojo.

tema-16-3

3. Luego, hay que difuminar hacia abajo la línea que se acaba de trazar, desde el punto A hacia afuera, hasta llegar al final del ojo. Este es el primer paso para hacer que tus ojos se vean más grandes y alargados.

tema-16-4

4. Si quieres que tus ojos luzcan más alargados, este es el punto en el que debes extender la sombra o el delineado hacia el ángulo que quieras. En este caso, lo hicimos hasta la altura donde termina la ceja, en el punto B.

tema-16-5

5. En el punto más alto del párpado superior dibuja un pequeño punto (C) con la sombra que desees. Luego, imagina una línea en dirección hacia el final de la ceja (D). Esta línea es la clave para ‘levantar’ la mirada y evitar los ojos caídos, ya que estableces desde donde se debe aplicar la sombra. Y luego, para lograr el efecto deseado, se debe crear un borde curvo entre los puntos D y B.

tema-16-6

6. Con un delineador, trazar una línea desde el punto C al punto E). Con estos pasos ya logramos el principal objetivo: alargar y dar profundidad a la mirada. Puedes agregar máscara de pestaña y ¡voilà!, tus ojos ya habrán logrado un efecto ‘lifting’.

tema-16-7

7. Ahora, si eres más arriesgada y te gustan los colores, en este paso puedes agregarlos. Rae en su libro recomienda utilizar una sombra neutra para los pasos anteriores, y las sombras de colores aplicarlas hacia afuera, así el color funcionará como un accesorio. En este caso se aplicó un rosa alrededor de los bordes del sombreado marrón. Para finalizar, se puede aplicar un toque de iluminador en el punto del lagrimal del ojo.

tema-16-8

8. Si tienes los ojos pequeños y quieres ampliar aun más tu mirada, extiende la línea del punto E al punto F. Esto dará la ilusión de que tu línea superior de pestañas es más larga. Y si aún quieres alargar más, también pues hacer una línea desde el punto A al F, sutilmente bajo la línea natural del ojo. Esto creará la ilusión de un ojo más grande al abrirlo.