Belleza

¡No olvides el tónico!

Tonificar la piel después de desmaquillar y antes de aplicar los productos de tratamiento es un paso que muchas personas dejan de lado pero que la mayoría necesita para completar su rutina. ¿No sabes qué son, cómo funcionan o cómo elegirlos? A continuación te lo contamos.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

¿Qué son? 

“Son astringentes complementarios que se usan en el proceso de limpieza y exfoliación de la piel”, explica la dermatóloga de Clínica Las Condes Patricia Apt. “Ayudan a eliminar el exceso de aceites y bacterias que el limpiador no alcanza a quitar, y además quitan los restos de maquillaje y preparan el cutis para los tratamientos posteriores”, añade. La cosmetóloga Betzabé Palma, de Clínica La Parva, agrega: “Estos productos tonifican y cierran los poros, lo que hace que la piel quede protegida de las impurezas, la contaminación y, en general, de la suciedad a la que está expuesta durante el día”.

¿Cómo elegirlo?

“Independiente de tu tipo de piel, lo mejor es comprar una alternativa que sea libre de alcohol, de lo contrario el cutis se secará demasiado”, recomienda Patricia Apt. En tanto, la dermatóloga de Clínica Indisa Michele Robles explica: “Si la piel es mixta o grasa se puede usar un tónico astringente que cerrará los poros tras la limpieza y purificará la piel. Y si el cutis es sensible, es importante que el producto no tenga agentes irritantes y que haya sido testeado en este tipo de pieles bajo control dermatológico”. Si tu piel es normal puedes elegir con mayor libertad entre los distintos tipos de tónicos, basándote en su beneficio agregado: que contenga vitaminas o que hidrate, por ejemplo.

¿Podemos reemplazarlo por solución micelar?

Sí, aunque los efectos pueden variar. “La solución micelar incluye los pasos de limpieza y tonificación en un solo procedimiento, por lo que es ideal para quienes necesitan rapidez en su rutina”, explica Michele Robles. Pero agrega: “Si usamos, en cambio, un producto limpiador como leche, gel o crema junto con tónico, en dos pasos separados, la sensación que quedará en la piel será más agradable y los beneficios, más específicos”.

Según la cosmetóloga Betzabé palma, se debe aplicar dando golpes suaves con pétalos de algodón, dos veces al día, después de lavar el rostro y antes de hidratar.