Moda

Series y moda: Influencia mutua

Además de cambiar nuestra manera de ver TV, las series americanas y europeas que fascinan las audiencias del mundo entero se han convertido en un factor de influencia en la moda. Vestuaristas como Jane Bryant (Mad Men), Kemal Harris (House of Cards) o Bina Daigeler (Narcos) son ahora poderosas ‘fashion influencers’.

  • Florencia Sañudo

Compartir vía email

¿Quién se escapa de las series? En dosis de un episodio cada siete días o una maratón de fin de semana, las aventuras de los personajes de nuestra serie favorita suelen ser un tema de conversación que muchas veces está centrado en la ropa que usan los personajes. No es un secreto: la estética de la serie es un elemento primordial de su éxito y un elemento esencial de fidelización.

Los productores saben que para que una serie se destaque del resto y que, en lo posible, adquiera el preciado status de ‘culto’, es necesario que tenga una propuesta de moda. De esta manera, inesperadamente, la buena salud de la industria hoy también está ligada a la TV y a Netflix, Amazon, HBO y otras plataformas. Vemos a los personajes regularmente y nos apegamos a ellos, nos identificamos y, consciente o inconscientemente, intentamos vestirnos como ellos.

Por cierto, todo está diseñado para facilitar este consumo: la aplicación Spylight o las webs shopyourtv.com o wornontv.com informan de dónde proviene cada prenda, ya sea los abrigos de Olivia Pope en “Scandal” o los accesorios glam de Cookie en “Empire”.

series-11

La ropa, un personaje más

No es casual que Mandy Line, la vestuarista de “Pretty little liars” (2010-2017), pusiera como condición para aceptar el trabajo que la dejaran hacer de la moda el quinto personaje de la serie. Y en efecto, la producción no solo atrapa a la audiencia adolescente por su trama sino porque sus cuatro personajes principales llevan la ropa trendy que esta desea usar.

series-2

Si bien en el pasado otras series ejercieron una gran influencia en la moda, como “Dinastía” (1981-1989), con sus vestidos de enormes hombreras, o “Miami vice” (1984-1989), con sus detectives cool y sus blazers arremangados, ningún análisis del fenómeno de la moda en TV puede dejar de mencionar “Sex and the city” (1998-2004). Aunque ya pasaron 13 años desde que se emitió la última temporada, Carrie Bradshaw y sus amigas siguen siendo personajes icónicos en la moda, y las tendencias que la serie marcó o reflejó siguen siendo de actualidad.

series-1

La vestuarista Patricia Field fue la clave de su éxito al dar a Carrie y sus amigas un estilo que ella calificó de “ecléctico, como la ciudad misma”, con una mezcla de artículos de lujo y street wear y lanzando la moda de collares con placas de identificación, corsages de flores, breteles de corpiños a la vista y, por supuesto, los zapatos de Manolo Blahnik, banalizando, para mejor o peor, la idea de gastar cientos de dólares en un par de stilettos.

Mad Men
Mad Men

“Mad men” también tuvo un enorme impacto en la industria de la moda. De 2007 a 2015 las audiencias del mundo entero siguieron las historias de sus personajes y sobre todo la evolución de sus looks, de los años 50 a los 70. El estilo de Don Draper (Jon Hamm) con su impecable traje gris y camisa blanca fue adoptado como uniforme social y de trabajo por los jóvenes del siglo XXI, lo que produjo, a partir de 2008, un aumento significativo de la demanda de trajes de hombre. La moda de las mujeres en la serie dio lugar a un boom de vestidos superajustados y faldas lápiz combinadas con cárdigans de lana y collares de perlas. Además de una referencia en el medio, Janie Bryant, la vestuarista de la serie, se ha convertido en una marca en sí misma, con un libro, un programa de TV y contratos con Cosmopolitan Rusia y Maidenform.

Dice el refrán “vístete para el trabajo que quieres, no para el que tienes”. El ‘power wardrobe’ de Claire Underwood, el personaje femenino central de “House of cards”, encontró eco en millones de mujeres que, en su trabajo, deben imponerse en medios masculinos y sobre políticas misóginas.

Claire Underwood
Claire Underwood

El objetivo de Kamal Harris, vestuarista exclusivo de la actriz desde la tercera temporada, fue crear para ella un guardarropa “nítido y filoso como la personalidad del personaje” y refleja eficazmente el progreso de su status a través de las temporadas. Su conjunto de preferencia es la falda lápiz y la chaqueta bien ceñida al cuerpo, pero también severos vestidos con mangas cortas, siempre acompañados por sus infaltables stilettos. “Desde el principio de “House of Cards” Claire usó su físico para manipular y desarmar -dijo Harris a la revista Vanity Fair-, poderosa, sexi pero completamente contenida, en control”. El efecto que las mujeres profesionales desean proyectar hoy, a años luz de las minifaldas de Calista Flockhart, quien encarnaba a Ally McBeal en la serie del mismo nombre (1997-2002).

Scandal
Scandal

El negocio de la moda

Años atrás, los únicos vestuaristas conocidos eran los que trabajaban en el cine, como Adrian o Edith Head. Pero a medida que la televisión ganó más respeto como medio, los miembros de la profesión afirman que esta ejerce mayor influencia.

Atención: no confundir vestuaristas con estilistas. “Trabajamos sobre un guión con el director y el escritor para que la ropa ayude al actor a habitar el personaje -dijo Audrey Fisher, vestuarista de “True blood” en una entrevista al New York Times-, mientras que los estilistas trabajan para satisfacer las necesidades de los actores en la alfombra roja”. El vestuarista puede diseñar algunas piezas para uno o varios personajes de una serie pero también seleccionan ropa de otros diseñadores.

Downton Abbey
Downton Abbey

Por ejemplo, Patricia Field puso poco de su propia creación en “Sex and the city” y acudió a los más grandes nombres del pret-a-porter -D&G, Prada, Chanel y otros-, mientras que Janie Bryant sumó a sus propias creaciones fabulosos hallazgos en tiendas vintage y subastas.

Pero si los vestuaristas acuden a los modelos de las pasarelas, estas a su vez se inspiran en ellos. En 2009 “Gossip girl” fue el tema de una línea exclusiva de Anna Sui para la cadena Target que se agotó en 24 horas. En 2010 las colecciones de Miuccia Prada y Marc Jacobs evocaron descaradadamente la estética de “Mad men”, y en invierno de 2012 Ralph Lauren presentó su colección “Downton Abbey”.

Blair Waldorf y Serena Van der Woodsen de Gossip Girl
Blair Waldorf y Serena Van der Woodsen de Gossip Girl

Obviamente, Hollywood no podía ignorar semejante fuente de ingresos. En 2010 AMC, productora de “Mad men”, se asoció con Banana Republic para una colección bajo su nombre diseñada por Bryant; Kerry Washington y Lyn Paolo, protagonista y vestuarista de “Scandal”, hicieron otro tanto con la marca The Limited, para una colección exclusiva; Daniel Lawson, vestuarista de “The good wife”, lanzó una línea de ropa para mujeres profesionales, mientras que Fox, la cadena tras “Empire”, se asoció con Sacks Fifth Avenue para crear una línea basada en la serie.

Pero de todas las series que influyen en la moda, probablemente no hay caso más insólito que el de “Narcos”, la historia de Pablo Escobar, ambientada en el despiadado medio de los narcotraficantes. Lejos, muy lejos del glamour y de la estética considerada de ‘buen gusto’, con sus célebres camisas de manga corta, pulóveres de dudoso gusto, jeans, zapatillas blancas y sus gafas de sol, el líder del cartel de Medellín se convirtió en un ícono internacional. El estilo del personaje hizo resucitar algunos looks de los años en que Escobar era una leyenda viviente y que pudieron detectarse en las últimas colecciones de Burberry, Gucci, Roberto Cavalli y Lanvin. Las camisas estampadas y las poleras a rayas son objeto de un entusiasta revival.

series-12

Y sin embargo, como explicaba la vestuarista Bina Daigeler a la revista Dazed, “Escobar podía ser inmensamente rico pero nunca fue un hombre distinguido. Solamente era fan de las zapatillas blancas y tenía cien pares”. ¿Quién habría podido imaginar que veinticuatro años después de su muerte Pablo Escobar sería un ícono de moda?

Otras ‘fashion’ series

The Collection (2016-): se centra en una casa de moda en el París de la postguerra. La fabulosa ropa de fines de los 40 es central en la trama.

The Crown (2016 -): las jóvenes Isabel (Claire Foy) y Margarita (Vanessa Kirby) revalorizaron la moda de los años 50.

Veep (2012-): Selina Meyer (Julia Louis-Dreyfus) en la piel de una presidenta torpe pero de look impecable.

Empire (2015-): la historia de Lucius Lyon, un magnate musical del hip hop da lugar a un increíble desfile de modelos glam.

Downton Abbey (2010-2015): los extraordinarios vestidos de lady Grantham e hijas provocaron una pasión por la ropa vintage.

Veep
Veep