Columnas

¿Quién es Catherine Baba?

Estilista por naturaleza, su obsesión por los años 20 y 30 domina su espíritu bohemio. Es una incansable exploradora de los mercados de pulgas y los antros vintage, lo que explica parte de sus looks.

  • Mariano Toledo

Compartir vía email

No es raro verla llegar a los desfiles de alta costura de París pedaleando en su bicicleta. Lo extraño es que lo hace usando los tacones aguja más altos y delgados.

Nació y creció en Sidney, Australia, y desde niña vio trabajar a su madre y a su hermano en su taller de costura, espacio donde Catherine se sentía a sus anchas y su imaginación encontró lo necesario para crear sus propios atuendos y los de sus muñecas.

mr-t-5

Pero su foco estaba en París, y allí se mudó en cuanto pudo hacerlo, no sin sacrificios, ya que tuvo que ahorrar dinero trabajando en varios empleos de medio tiempo luego de cursar la escuela.

Estilista por naturaleza, su obsesión por los años 20 y 30 domina su espíritu bohemio. Sus característicos turbantes y el maquillaje de heroína de película de Rodolfo Valentino se funden con influencias de la época disco de los 70. Es una incansable exploradora de los mercados de pulgas y los antros vintage, lo que explica algunos de sus impredecibles looks. Este mix genial es parte del lenguaje contemporáneo de la moda, donde todo puede asociarse con todo. Juraría que Alessandro Michele la tiene como parte de sus referencias.

mr-t-6

Baba es tan excéntrica como venerada por el circuito de la moda y fotógrafos como Mario Testino la han retratado para Vogue Australia y otras publicaciones.

Ella es la semblanza de bellezas icónicas, de estilos inmortales y arquetípicos: basta observarla para percibir cómo cobran vida en ella imágenes atemporales que remiten a otros tiempos de esplendor de la moda. CB es una auténtica guardiana del legado de Yves Saint Laurent, sus looks tienen el sabor inconfundible del mítico modisto francés.

mr-t-3

Devota de las pieles genuinas y las plumas, las ostenta con la impunidad propia de los íconos. “Soy esclava de los accesorios”, dice ella, pero no logramos dimensionar esta afirmación hasta que la vemos con sus enormes brazaletes, collares y pendientes.

Diseñó una línea de collares, broches y aros de lujo para Maison Gripoix, la legendaria casa de bisutería a la que Gabrielle Chanel le encomendaba la fabricación de sus joyas de piedras falsas, todo en pasta de vidrio.

mr-t-2

Fue rostro de Nars Cosmetics, y en un fashion film se pinta los labios y nos cuenta cuánto adora París, montada en su bicicleta.

En una entrevista le preguntaron si usaba jeans, y ella respondió: “Los jeans borran mi personalidad”.

mr-t-4