Vida Sana

5 tips básicos para el gimnasio

Ya empezó el calor y puede que a esta altura el resultado de comenzar a hacer deporte no se note este verano. Lo sabemos. Pero más vale tarde que nunca, ¿no es así? Con la ayuda de expertos, aclaramos cinco ideas preconcebidas (y muchas veces falsas) acerca de ejercitarse.

  • Victoria Misito y Francisca Quirós M

Compartir vía email

“El deporte aumenta el apetito”

¿Cuántas veces hemos escuchado a las personas decir que tienen hambre porque hicieron deporte? La nutricionista Claudia Frías explica que esto pasa cuando se practican ejercicios de baja intensidad (como trotar o bailar) y a un ritmo lento, ya que no se logra reducir el nivel de ghrelina, hormona encargada de informarle al cerebro que el cuerpo debe alimentarse.

“Sin embargo, ahora se comprobó que con el deporte de corta duración, pero de alta intensidad, como el Hiit esta hormona disminuye, lo evita la sensación de hambre posterior”, aclara Claudia.

“Hay que hidratarse después”

¡Falso! El sitio especializado Fitness First, asegura que esto varía. Lo recomendable para toda persona es consumir dos litros de agua al día, pero por cada media hora de ejercicio intenso que hagas al día debes sumarle 500 ml. Es tan importante la hidratación, que incluso ayuda a mejorar la performance del cuerpo en el gimnasio.

¿Y cuándo hidratarse? Lo correcto es antes, durante y después. Antes, porque al cuerpo despierta con necesidad de agua y debe estar ya hidratado para hacer deporte. En el minuto de hacer ejercicio, los expertos recomiendan sorber agua al menos cada 20 minutos, debido al sudor.

Y por último, es importantísimo hidratarse después por toda la pérdida de líquido que sufre el cuerpo. Ten en consideración que si tu sudoración es más de la normal, hay que sumarle otros 500 ml de agua. Tengas sed o no, ya lo sabes: ¡a mantener el cuerpo hidratado!

“Si no sudas no adelgazas”

La personal trainer Bárbara Rodríguez aclara que esto es un mito muy común. La transpiración es un buen indicador para saber que se están eliminando toxinas u otros desechos del cuerpo, pero hay muchas personas (como yo) que no solemos transpirar tanto, porque no ingerimos mucha agua durante el día”, aclara.

Según la experta, esto no significa que el cuerpo no esté perdiendo peso. “Hay otras maneras de hacerlo, como quemando grasa con otros ejercicios (que no necesariamente nos hagan transpirar) y a través de la orina, ya que el deporte acelera el metabolismo”, explica.

“Sólo cardio igual sirve”

Lo sentimos, pero no es así. El cardio, es decir, máquinas como la bicicleta estática, elíptica o trotadora ayudan a estimular tu metabolismo, pero también son engañadoras. Sí, te hacen sudar y sentir exhausto, pero eso no es sinónimo de un buen trabajo ni equivale a tonificar el cuerpo.

Según el escritor y entrenador estadounidense de Muscle for Life, Michael Matthews, “se debe hacer lo suficiente para que te ayude a lograr tus metas, pero no tanto como para que afecte la performance física, recuperación o salud”. De modo que pasar toda una hora en la bicicleta ayuda más a generar cansancio que otra cosa, pues las calorías que se queman son muy fáciles de recuperar.

Matthews agrega: “Muchos creen que no se puede perder peso sin sacrificar sudor en las ruedas del hámster. Bueno, tengo buenas noticias para ustedes: se puede lograr sin hacer más de una hora o dos de cardio a la semana”.

¿Y por qué? Porque no ayuda a crear musculatura ni quemar grasa, a diferencia de otro tipo de trabajos como entrenamiento Hiit, levantar pesas o trabajos con el propio peso del cuerpo. Y ojo, que según el entrenador el cardio se debería hacer después de la rutina de gimnasio. “Levantar pesas requiere mucha energía, tanto muscular como sistémica, y al hacer cardio primero -en especial de alta intensidad-, vas a sufrir”.

“Es mejor hacer deporte en la mañana”

Bárbara Rodríguez explica que esa afirmación depende de las necesidades de cada cuerpo. “Todos los organismos funcionan distinto y tenemos que ver con qué nos sentimos mejor. Efectivamente el deporte en las mañanas es recomendable para empezar el día con más energía, pero también se aconseja hacer en la noche para las personas que buscan relajarse”, cuenta.  Lo ideal según la personal trainer es que se prueben ambos horarios y quedarse con el que nos entregue la mejor sensación.

¿Y cuál es recomendable para bajar de peso? “Si uno hace ejercicio en la mañana tiene la ventaja de seguir quemando calorías durante el día ya que se activa el metabolismo por un par de horas más”, aclara.

Gym-photo