Belleza

¡Para dejar los pies en la calle!

Con el calor llegan las ganas de salir a caminar y lucir los zapatos que son tendencia esta temporada, de esos que dejan ver el talón y algo más. Pero ¿estás preparada? Aún es tiempo de mejorar el aspecto de tus pies.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

Sube la temperatura y comenzamos a mostrar un poco más de piel, y los pies no son la excepción. Primavera es temporada de mules o babuchas, donde los talones salen al sol, mientras que en verano es inevitable usar sandalias, que dejan el pie al descubierto. El problema es que esta zona de nuestro cuerpo, que muchas veces descuidamos durante el otoño y el invierno, es naturalmente muy seca, por lo que es más susceptible a daños. Los cuidados básicos son exfoliar semanalmente y humectar a diario, pero existen tratamientos más específicos que harán que nuestros pies queden perfectos para la temporada.

Peeling de ácido láctico

Los pies son la base que nos sostiene. A diario están expuestos a situaciones que los desgastan, como la presión o la fricción que se produce cuando usamos zapatos, y si no los cuidamos nos encontramos con grietas, asperezas y callosidades. Es esencial que tomemos conciencia y tratemos nuestros pies con el mismo cuidado que le damos al rostro, y no solo en verano”, explica Erika Wohllk, técnica superior en cosmetología de la Clínica Skinmed, quien recomienda que antes del verano nos sometamos a un peeling de ácido láctico. Es un tratamiento que libera los pies de callos y durezas, blanqueándolos y alisándolos, haciendo una renovación total de la piel, y mejorando incluso el aspecto de las uñas.

Karen Espinoza, cosmetóloga y directora de Zapatitos Rojos Wellness Boutique, nos comparte una receta para suavizar los pies, usando sal, avena y aloe vera.

Fish Spa

En Hands & Company se realizan dos tratamientos en uno que prometen mejorar el aspecto y la sensación de los pies. Primero se realiza un ‘fish spa’, que consiste en una exfoliación natural con peces garra rufa, los cuales además ayudan a hidratar la zona. A este procedimiento se le conoce como ictioterapia y el resultado son pies perfectamente limpios y libres de callosidades. A continuación se hace una pedicura que incluye limado de durezas, limpieza, masaje y triple parafinoterapia, que potencia la acción de la crema de hidratación profunda que se aplica al final.