Vida Sana

La importancia de visualizar

Cada día podemos atraer las cosas que deseamos y darles un giro positivo a nuestras vidas. ¿Cómo hacerlo? Fantaseando lo que se quiere, concentrándose e imaginando lo que queremos.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Qué es

La psicóloga Carmen Gloria Latorre, trainer en programación neurolingüística y facilitadora de constelaciones familiares, explica que la visualización es una técnica para atraer a la mente imágenes deseables, ya sea porque activan sensaciones de paz, tranquilidad, de logro o éxito, o de confianza y seguridad en sí mismo, por ejemplo. Estas sensaciones asociadas a la imagen son registradas en el cuerpo y potencian o impulsan a responder acorde a ellas.

Su poder: El poder de la visualización es muy grande si se sabe utilizar adecuadamente. Permite no solo modificar estados de ánimo, sino también enfocar la energía hacia proyectos, deseos o sanaciones; de hecho, algunas técnicas de visualización orientadas a la sanación de enfermedades pueden facilitar, impulsar y apoyar el proceso de recuperación del organismo.

Beneficios

Kanelma Rivas, psicóloga, coach y psicoterapeuta integral (terapiasholos@gmail.com), habla de los beneficios que produce la técnica de visualización:

  • Ayuda a conseguir un estado de relajación profunda.
  • Aumenta el amor propio y la autoestima, que son la base del éxito en la vida.
  • Elimina el estrés, ya que las visualizaciones reducen las tensiones, mejoran la comunicación y, al conectarse con el cuerpo, se logra paz y armonía.
  • Conecta con los sentimientos y necesidades.
  • Fortalece las defensas, ya que los pensamientos positivos a través de la visualización generan sustancias químicas que mejoran el sistema inmune.
  • Facilita la comunicación con otros y hace sentir un sentimiento de unidad con su entorno.
  • Sirve para que nos conozcamos, ya que trabaja con nosotros mismos.

Para entender mejor

María Elena Pulido, psicóloga e instructora de mindfulness, hatha yoga y meditación, entrega el siguiente ejemplo: imaginar un limón, su forma, su color, su aroma. Pensar que se tiene en la mano izquierda y que con la derecha se corta por la mitad con un cuchillo. Fantasear que se le toma con una mano, se pasa por la nariz, se siente su olor, y que luego se le da un mordisco; idear su jugo dentro de la boca y saborear. Este ejemplo muestra cómo solo al imaginar algo el cuerpo reacciona como si realmente estuviera ocurriendo. La boca se llena de saliva por dentro, a veces incluso uno arruga la cara por lo agrio que se imagina el limón. Esto demuestra que todo lo que pensamos, hacemos y sentimos tiene una repercusión en nuestro presente. Por esto, la técnica de visualización puede ayudar a cambiar un patrón instalado y comprender ciertas cosas de manera más profunda.

La visualización de pensamientos positivos genera sustancias químicas que mejoran el sistema inmune. Además, reduce el estrés y mejora la autoestima.

En la casa

Kanelma Rivas entrega el siguiente ejemplo de cómo podemos practicar la técnica de visualización para atraer todos nuestros deseos y pensamientos positivos:

Paso 1: Encontrar un lugar tranquilo: un rincón favorito de la casa, bajo la sombra de un árbol agradable en el parque, etc.

Paso 2: Sentarse en una posición cómoda, cerrar los ojos y relajarse con respiraciones profundas. Contar hacia atrás desde el número 20 en cada respiración, repitiendo hasta calmar y aclarar la mente.

Paso 3: Imaginar las metas. Visualizar la mayor cantidad de detalles que sea posible: lugares, ¿qué llevo puesto?; sensaciones, ¿qué siento?, ¿dónde lo siento?; sonidos, ¿qué escucho?; personas, ¿quién está presente?

Paso 4: Anotar los pensamientos.