Vida Sana

¿Te sientes hinchada? Haz memoria y acuérdate si consumiste algunos de estos alimentos

Según un estudio realizado por el Hospital Clínico de la Universidad de Chile, un 87% de las mujeres presenta problemas de hinchazón. ¿La razón? Estas pueden ser estreñimiento, intolerancia, alergia, estrés, o hasta incluso algún alimento que no se digirió correctamente. Acá te mostramos cuáles son las comidas que es mejor evitar si sufres este problema.

  • Victoria Misito

Compartir vía email

“Existen ciertos alimentos que no se dirigen ni absorben (o sólo lo hacen parcialmente) en el intestino delgado. Estos pasan directamente al colon, donde son procesados por las bacterias de la flora intestinal, lo que provoca hinchazón y gases”, explica la nutrióloga Aranzazu Jugo de Benefit Nutrición.

¿Cuáles son estos? Preparamos un listado de los más comunes junto a la experta.

Fructosa en exceso: “Esta pequeña molécula de carbohidrato es un azúcar que se obtiene de la digestión de frutas principalmente”, explica.

Lo podemos encontrar en abundancia en los siguientes alimentos: jugos de frutas en general, durazno, sandía, pera, manzana y miel.

Oligosacáridos: “Al igual que la fructosa, es un carbohidrato, pero que proviene de panes, masas, cereales y verduras”, dice.

Está presente en estos alimentos: repollo, brócoli, coliflor, alcachofas, champiñones, cebolla, ajo, pistachos y maní.

Sorbitol, manitol, xilitol: “Son azúcares alcoholes que cuentan con muy pocas (o ninguna) caloría y que se obtienen de la digestión de dulces artificiales sin azúcar”, cuenta Aranzazu.

También es recomendable evitar el consumo de alimentos que irritan directamente la pared intestinal como el café y el alcohol, ya que además de hinchazón provocan malestar.

“Sin embargo hay que aclarar que el consumo de estas comidas no afecta a todas las personas de la misma forma, y que la sensación de hinchazón es proporcional a la cantidad ingerida de cada uno”, explica Jugo. La recomendación de la experta es que llevemos nuestro propio registro de alimentación y síntomas. Así podremos identificar cuáles son las comidas que nos afectan (y sus cantidades), para regular su consumo.