La Comensala

Quínoa

Todo estaba rico: el guiso de quínoa, cremoso y con zapallo y ragout de champiñones, era un plato contundente y con un toque de queso parmesano, muy sabroso.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Hace justo un año que escribí sobre este restaurante vegetariano de Vitacura, al que siempre estoy volviendo pues me encanta su propuesta. Y no sé por qué, pero es tan femenino su público, ¿será porque nosotras estamos más preocupadas de lo que comemos?

Esta vez, un día cualquiera, almorzamos con mi madre y mi hermana, y lo elegimos otra vez. Era temprano, así que pudimos agarrar mesa sin reserva. Nos atendieron y entregaron las cartas rápidamente, en este local que poco ha cambiado en estos años, si bien se mantiene impecable: pizarras pintadas con tiza, mesas de madera, sillas de mimbre, caminos de mesa en color crudo, bolsitas de tela con el pan integral caliente y esa salsita adictiva.

Mi hermana pidió un quinotto con zapallo; mi mamá, los ñoquis de betarraga, y yo, la tartaleta de zapallo y queso azul, todos con sus esponjosas, frondosas y fresquísimas ensaladas de hojas verdes con semillas, frutos secos y sus deliciosos aliños para escoger. Nuestro pedido se tomó bastante tiempo en llegar, y estábamos hambrientas, la verdad; eso no nos gustó tanto.

Todo estaba rico: el guiso de quínoa, cremoso y con zapallo y ragout de champiñones, era un plato contundente y con un toque de queso parmesano, muy sabroso. Los ñoquis moraditos de betarraga, con espinaca, kale, pesto de espinaca y champiñones, bien hechos y entretenidos. Mi tartaleta individual de zapallo asado con salvia, ricota y queso azul también estaba deliciosa, con muy buena masa.

De postre, por el que tuvimos que esperar otro rato, compartimos un crumble de manzana, pera y membrillo que yo había probado otras veces. Venía caliente en una ollita de fierro, pero ahora, para mi sorpresa, las migas de masa que traía encima eran o diminutas o poquitas, más había almendras tostadas, cuando la gracia del crumble son justamente las migas (¡y con la propaganda que les había hecho a mis invitadas!). Cerramos con un par de cafés y pensando en esos pequeños baches de un lugar tan consolidado y querido como el Quínoa, que ojalá hayan sido un tema de ese día y pueda rápidamente retomar su ritmo normal. Consumo: todo lo descrito + una limonada: $33.100.

Nota 6.2

Luis Pasteur 5393, Vitacura  Teléfono +56229540283.