Vida Sana

Mejor juntos que separados

A esta altura del año, cuando empezamos a mostrar algunas zonas del cuerpo, tendemos a cuidarnos e ingerir alimentos bajos en calorías. Las ensaladas, tanto de frutas como verduras, son siempre un gran aliado. Acá te mostramos cuáles son las mejores mezclas para obtener mayores beneficios de tu dieta (y cuáles son mejor evitar).

  • Victoria Misito

Compartir vía email

Hierro + vitamina C: la mejor absorción

“Existen nutrientes que al mezclarse con otros se absorben de manera más eficiente, como el hierro no hemo en presencia de vitamina C”, explica la nutricionista Claudia Frías de Clínica La Parva.

El hierro de origen vegetal (catalogado como no hemo) está presente en alimentos como las legumbres, frutos secos, verduras y cereales. Sin embargo, este nutriente es de lenta absorción en comparación con el de origen animal (hemo). “Si mezclamos el hierro no hemo, con vitamina C, el intestino lo recibe de manera más rápida, ya que lo transforma en hierro hemo”, cuenta Frías.

Lo ideal según la nutricionista es que cada vez que se consuma este nutriente de origen vegetal, nos acordemos de ingerir vitamina C antes, durante o después. ¿Dónde encontrarla? “Lo recomendable es comer una ensalada de hojas verdes como las lechugas, el cilantro o perejil, ya que son una rica fuente de esta vitamina. Y de postre una fruta como la naranja, kiwi o frutilla”, agrega.

¡No lo hagas!

Aunque existen alimentos que promueven una eficiente absorción del hierro, también hay otros que la estancan. “Los oxalatos y fitatos retrasan este proceso  ya que ´compiten´ con la digestión del nutriente”, explica Claudia. Estos se encuentran en el salvado de trigo y en las comidas integrales.

Tomate + brócoli: la mezcla que eliminaría células cancerígenas

Según un estudio publicado por Cancer Research, la combinación de tomates cocidos con verduras crucíferas (brócoli, coliflor y repollo) ayudan a prevenir el cáncer, especialmente el de próstata.  Hace años se descubrió que, especialmente el brócoli, combate el crecimiento de tumores malignos por contener elementos con capacidad anticancerígena, como son el indol, sulforafano y el fenilisotiocianato. Sin embargo, el último hallazgo determinó que si se mezcla esta verdura con los componentes del tomate, el resultado es aún más efectivo. ¿Cómo se comprobó?  A través de ratones. Un grupo fue alimentado con brócoli en polvo, mientras que al otro se le agregó tomate en el mismo formato. En los resultados se pudo ver que la primera agrupación desarrolló tumores malignos de manera más rápida que los últimos.

Antioxidantes por montones

“Estudios científicos han demostrado que la combinación de sustancias funcionales denominadas fitoquímicos, presentes en frutas y verduras, cumplen una función antioxidante mucho más potente que la ingesta aislada de estos”, explica la nutrióloga Aranzazu Jugo de Benefit Nutrición.

Aranzazu cuenta que entre más variado sea el consumo de frutas y verduras en nuestra dieta, más poderosa será la función antioxidante.

Alimentos ricos en fitoquímicos:

  • Frutas: moras, frambuesas, frutos del bosque, manzanas, uvas rojas, melón, pomelo, mango y tomate.
  • Verduras: espinacas, coliflor, cebolla, puerros y zanahorias.

Derribando mitos

En varias ocasiones se ha hablado de lo dañino que puede ser para el organismo la mezcla de algunas frutas provenientes de diferentes categorías (neutras, dulces, semi ácidas y ácidas). Sin embargo, Claudia Frías aclara que esto es solo un mito y que no está comprobado por ningún estudio científico.