Moda

La vida eterna del mod

Es un estilo sin fecha de vencimiento. No es que haya vuelto, sino que se niega a morir. Nació a fines de la década de los 50 y vive su auge a partir de 1963 en Reino Unido. En los 90 tomó fuerza una vez más, pero es desde principios de este milenio que se convirtió enprotagonista sobre la pasarela, tanto en el vestuario como en el maquillaje, y en un look recurrente en el street style.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial en Inglaterra comenzó un período de optimismo económico en que la juventud ya no tenía las limitaciones de sus padres y abuelos, por lo que se preocupaban de cosas que antes hubiesen parecido superficiales, como la moda y la música. A esta generación, que tuvo su auge a partir de fines de los 50, se le llamó ‘modernistas’ y luego simplemente ‘mod’, por a su afición por el jazz moderno y más adelante el rock and roll.

mod-1

Aunque provenían de la clase trabajadora, buscaban marcar diferencias con sus padres y lo hacían a través de cortes de pelo, la vestimenta y la música que escuchaban. “La moda no influye en las opiniones sino que refleja lo que realmente está en el aire. Refleja lo que las personas están leyendo, pensando y escuchando”, dijo a The Guardian Mary Quant, diseñadora ícono de este período y creadora de la minifalda.

En la novela “Los Principiantes”, de Colin McInnes (1959), que más adelante sería llamada “la biblia de los mod”, encontramos las primeras referencias a esta subcultura. Se trataba de jóvenes londinenses que, libres de cargas y con trabajos bien remunerados, gozaban a concho la capital inglesa. Tenían una visión muy parecida a la de los millennials actuales, en cuanto buscaban oficios que les dieran la libertad suficiente como para priorizar el ocio.

Los básicos del mod

La consultora de imagen Carola Montenegro destaca las múltiples plataformas en las que actuaba el mod: “No se trata solo de moda, sino también de estética y de música. Muchos eran hijos de sastres de clase media, por lo que tenían acceso a vestirse en forma impecable sin pagar caro por ello. De hecho los hombres preferían los trajes entallados y los mocasines o botines tipo Chelsea”. O como lo definió Pete Townshend, de The Who -una de las bandas que marcaron este estilo-, a Rolling Stone en 1968: “Para ser mod debías tener el pelo corto, suficiente dinero como para comprar un buen traje, buenos zapatos, buenas camisas; tenías que ser capaz de bailar como un loco”.

The Who fue una de las bandas más simbólicas del mod, desde sus letras hasta su estilo para vestir.
The Who fue una de las bandas más simbólicas del mod, desde sus letras hasta su estilo para vestir.

Si bien el mod empezó con los hombres, las mujeres jóvenes rápidamente se sumaron, aprovechando el rol social que les permitía participar, sin la necesidad de estar acompañadas por un novio o marido. “La participación se basaba casi completamente en usar la ropa adecuada, tener el corte de pelo correcto e ir a los clubes de moda. Si la chica acertaba en esta combinación, era mod”, explican Angela McRobbie y Jenny Garber en su ensayo “Chicas y las subculturas” (1977). “Usaban polleras en A (ajustadas en la cintura), ‘granny shoes’ con punta redonda sujetados atrás y con taco cuadrado”, agrega Carola Montenegro.

En el pelo destacaban los cortes y peinados tipo Vidal Sassoon, quien fue el creador del estilo de Mary Quant; o el minimalista garçon que lucían Twiggy y Mia Farrow. El maquillaje buscaba aumentar las dimensiones de la mirada usando colores en bloque o simplemente negro. “La idea era resaltar los ojos a través de delineados gráficos y bien definidos, además del uso de colores pasteles y primarios como el amarillo. También el abuso de la máscara de pestañas tanto superiores como inferiores”, comenta el makeup artist Marcelo Bhanu.

Una nueva generación

El mod está siempre reinventándose, tanto en el street style como en las pasarelas. Durante los desfiles de primavera 2018 sus rasgos icónicos destacaron en las colecciones de Christian Dior, Giorgio Armani y Diane von Fürstenberg. En el caso de Dior, el maquillaje estuvo a cargo de Peter Philips, quien aplicó varias capas de máscara a las pestañas y luego las separó para dar la sensación de ‘patas de arañas’. Como él mismo lo definió: “Lo que quería hacer era poner el acento en los ojos, de una forma espontánea, dando la impresión de que una niña pequeña se había maquillado”.

Pasarela de Dior
Pasarela de Dior

Para el desfile de Armani, en los rostros de las modelos se hizo un trazo irregular sobre la línea inferior del ojo, marcando solamente en el centro e iluminando los extremos con sombra blanca, mientras que en el párpado móvil se hizo un cat eye exagerado usando sombra difuminada. Lo que propuso el desfile de DVF fue mucho más sutil: con un rostro completamente nude como telón de fondo, se dibujó una curva con lápiz gris oscuro por sobre el párpado.

La colección Primavera 2018 de Christian Dior mostró vestidos cortos complementados con cuellos de camisa y un maquillaje donde destacan las pestañas.
La colección Primavera 2018 de Christian Dior mostró vestidos cortos complementados con cuellos de camisa y un maquillaje donde destacan las pestañas.

En la Semana de la Moda de Nueva York, Selena Gómez llegó a la fiesta Icons de Harper’s Bazaar maquillada por Hung Vanngo, quien le puso pestañas inferiores postizas para resaltar su mirada. Y la it girl Alexa Chung le dio un giro moderno a este look con minifaldas que muestran sus larguísimas piernas y vestidos con cuellos infantiles.

Pasarela de Marc Jacobs
Pasarela de Marc Jacobs
Pasarela de Marc Jacobs
Pasarela de Marc Jacobs