Belleza

Es tiempo de cambiar (la piel)

La exfoliación acelera el metabolismo celular, permitiendo que caigan las células muertas y suban a la superficie las nuevas, dejando la piel más absorbente, suave y luminosa, perfecto para esta temporada en que empezamos a mostrar más.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Cada cuánto

La frecuencia depende del tipo de piel y el tratamiento que usemos. “Hay exfoliantes que se pueden usar todos los días (los que tienen principios activos más suaves o los que se hacen de manera natural), pero eso en pieles normales a gruesas. En las pieles delgadas la recomendación es hacerlo una vez al mes e incluso en algunos casos solo se debe hacer una exfoliación mecánica, es decir, con un paño húmedo y jabón, eso es suficiente para retirar las células muertas”, explica la cosmetóloga de Skinmed Alejandra Pino.

Foco en algunas zonas

En el cuerpo hay zonas donde la piel es más gruesa, como los brazos, las piernas y la espalda. En estas zonas se puede aplicar un producto más grueso o exfoliar con mayor frecuencia, pero de todas maneras no hay que abusar, porque igualmente se puede irritar.

No olvides hidratar

Ambas expertas coinciden en que el mejor momento para exfoliar es en la ducha, sobre la piel mojada, sin presión y con movimientos circulares suaves que se deben repetir varias veces en la misma área. “Es muy importante que después de exfoliar se aplique crema humectante y protector solar, incluso yo recomiendo no exponerse al sol por un par de días”, dice María Olga Estrada.

Ojo con los productos

La cosmetóloga María Olga Estrada explica que para elegir el producto correcto hay que tener en cuenta el tipo de piel y la concentración de ingredientes, además del grosor del grano del exfoliante. “Mientras más fino mejor, y para determinar la concentración de ácido glicólico sugiero recurrir a expertos que realicen una evaluación”, dice. Este último punto es muy relevante. “Hay que tener mucho cuidado cuando se realizan tratamientos de exfoliación con químicos más fuertes, en esos casos por ningún motivo se debe sumar una exfoliación manual porque se puede dañar la piel”, complementa Alejandra.