Vida Sana

Larga vida al aceite de palta

Además de entregar importantes propiedades nutricionales, ayuda a que la piel esté más tersa, suave, firme y protegida.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Producción Tam Jiménez R. Foto Rodrigo Cisterna

En las mañanas

Si se busca un buen aceite que no manche la ropa, que se absorba rápido y deje la piel con brillo pero no grasa, el aceite de palta es el ideal. La cosmetóloga Mónica Bohmer explica que es muy bueno para ser usado después de la ducha matutina, ya que es extremadamente rico en ácidos grasos similares a los del sebo de la piel, lo que permite mantener el equilibrio óptimo en la producción de grasa natural.

Gran hidratante 

La aromaterapeuta especialista en cosmética natural Andrea Canaval explica que el aceite de la palta contiene lecitina y vitaminas A, B, C, D, E, H y K, entre otras. Es un gran suavizante, hidratante, protector cutáneo, regenerador y fortalecedor de la elasticidad de la piel. Por estos componentes, predomina su uso en gran cantidad de preparados de antiarrugas.

Es ideal en casos de pieles resecas o frágiles, especialmente en zonas como el cuello y contorno de ojos, manos secas y agrietadas, y para la prevención y disminución de estrías. También es de gran ayuda en cabellos secos y sin vida; hidrata, fortalece y acelera su crecimiento. Se puede untar de forma abundante sobre la cabeza y cubrir con una toalla dejándolo actuar toda la noche. Al día siguiente se lava el pelo con un champú suave.

Cicatrizante

Paulina Vargas explica que el aceite de palta es un excelente cicatrizante por su fácil absorción y porque aporta todos sus nutrientes en profundidad, al mismo tiempo que forma una capa superficial protectora que mantiene la humedad. Deja respirar la piel, permitiendo que el oxígeno también esté disponible para la cicatrización. Además posee cualidades de ‘penetración’ y ‘mantenimiento’, lo que favorece la regeneración celular. También entrega elasticidad a la piel.

Rico en clorofila

Posee 10 veces más clorofila que el aceite de oliva, explica la consultora naturista Paulina Vargas. Gracias a esto, el aceite de palta oxigena, purifica, rejuvenece y desintoxica la piel y el cuerpo.

Protección natural del sol

La consultora naturista y directora técnica de BowSpa Paulina Vargas (www.bowspa.cl) comenta que este aceite contiene una alta cantidad de nutrientes antioxidantes que permiten que la piel se proteja de forma natural de la acción de los radicales libres, que son los que dañan y envejecen. Ya sea por su ingesta o su aplicación tópica estos nutrientes son un ‘alimento’ para una piel más sana. Acá el desglose de sus propiedades:

  • Vitamina E: gran antioxidante
  • Vitamina C: ayuda a la formación de colágeno, cicatrización y reparación de la piel.
  • Vitamina A: gran hidratante
  • Glutation: antioxidante similar a la vitamina E
  • Aceites poliinsaturados: propios del aceite de palta y también ricos en antioxidantes.

Protege la piel de la cara y cuerpo de los rayos solares y también agresiones externas como el viento y frío. Se estima que su SPF (sun protector factor) va entre los 4 y 10, por esto está presente en pantallas solares de fitocosmética vegetal.

¿Cuál usar?

La cosmetóloga Mónica Bohmer recomienda que el aceite sea de palta orgánica y prensado en frío, ya que así se asegura la máxima calidad. Debe ser un aceite de palta ciento por ciento natural, libre de aditivos y preservantes. Hay que tener en cuenta que los aceites vegetales huelen a los frutos de los cuales proceden.