Vida Sana

Mantecas ‘mágicas’ para la piel

Tres opciones que cuidan y nutren. De coco, cacao y karité, acá va una pequeña guía para elegir la mascarilla correcta dependiendo del tipo de piel.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Manteca de cacao

La cosmetóloga Mónica Böhmer explica las propiedades de la manteca de cacao:

  • Humectante natural, alto en ácidos grasos que entregan una hidratación profunda.
  • Penetra profundamente los distintos niveles epidérmicos aportando una gran cantidad de antioxidantes, siendo el más importante la vitamina E, que permite la producción de colágeno.
  • Efectiva en pieles con sequedad e irritaciones serias, como rosácea y dermatitis.

¿Qué es? Esta manteca, también llamada aceite de Theobroma, es la grasa natural procedente del haba del cacao extraída durante el proceso de fabricación del chocolate; se separa de la masa del chocolate mediante presión. Se caracteriza por su alto nivel de antioxidantes naturales, siendo un lubricante natural utilizado en cremas, jabones y barras labiales, entre otros.

Mascarilla para la piel de rostro y manos: Para todo tipo de piel. Es ideal aplicarla una vez a la semana en rostro, cuello y manos. Se necesitan 2 cdas. de aceite de almendras con 2 cdas. de manteca de cacao (ponerlas a baño maría y una vez disueltas mezclarla con el aceite de almendras). Aplicar con un suave masaje sobre la piel y dejarla por 20 minutos. Puede dejarse durante toda la noche en pieles secas.

Estrías: Gracias a su alto contenido en vitamina E, además de colágeno y elastina, previenen estrías. Debe aplicarse a través de movimientos circulares sobre la zona a tratar, dos veces al día.

Piel sensible: Si padece rosácea o cuando la piel está irritada y enrojecida, la manteca de cacao es un excelente aliado, ya que es antiinflamatoria y favorece la rápida recuperación de la piel.

Manteca de coco

La naturópata y cosmetóloga Svetlana Raylyan describe sus principales propiedades:

Beneficios:

  • Ideal para hidratación y regeneración de piel y pelo.
  • Conserva todos los minerales, proteínas y vitaminas de la pulpa de la fruta.
  • Su alta cantidad de ácido láurico (45%) combate y previene hongos y bacterias dermatológicas.
  • Su aporte en ácido palmítico entrega los lípidos necesarios para formar el film hidrolipídico que protege la piel.
  • Nutre, tonifica y suaviza la piel. Combate la aparición de arrugas, restaura la piel después de tomar sol, previene manchas. Es un potente antioxidante.
  • Ideal para el cuidado del pelo. Repara el cabello maltratado.
  • Restaura la piel de pies agrietados y manos secas.

Mascarilla para el rostro: Ideal en pieles secas y para mejorar elasticidad de la piel. Calentar 2 cdas. de manteca de coco. Agregar 2 gotas de aceite esencial de mirra, 2 gotas de aceite esencial de limón y 2 gotas de geranio. Cuando la mezcla esté tibia, masajear con suavidad el rostro (evitando la zona de los ojos) y cuello. Dejar actuar 15 minutos. Enjuagar. Puede hacerse todos los días antes de ir a dormir. No debe usarse en pieles oleosas o con acné, ya que puede obstruir los poros.

Manteca de karité

La cosmetóloga Catalina Aguirre entrega los beneficios de la manteca de karité:

¿Qué es? Es un tipo de aceite vegetal que se obtiene tras la bullición y triturado de los frutos del árbol karité.

Beneficios:

  • Rica en ácidos grasos omega 3 y 6. Además contiene ácido palmítico y oleico; vitaminas A, C y E y lupiol, que frena los efectos del envejecimiento,
  • Poderoso regenerador celular de la piel.
  • Profundamente hidratante; llega a todas las capas de la piel.
  • Devuelve la elasticidad de la piel; previene y trata arrugas y flacidez.
  • Antiinflamatorio y cicatrizante.

Tipo de piel: Ideal para pieles secas, envejecidas, desgastadas y con fotodaño (daño solar), ya que su alto contenido en vitamina A (poderoso antioxidante) combate el envejecimiento.

Mascarilla: Mezclar 1cda. de aceite de coco y otra de manteca de karité. Aplicar en rostro, cuello y escote por 20 minutos. Deja la piel brillante, limpia y sin defectos.