Columnas

Jareta

Para la primavera de 2012 la etiqueta 3.1 Phillip Lim diseña una chaqueta corta en lana beige, en cuyo borde inferior incorpora una jareta y un cinturón forrado que la atraviesa, frunciéndola y abrochándola.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

Dobladillo de ancho variable que se aplica a diferentes tipos de indumentaria con el objeto de introducir un cordón, una cinta o una huincha elástica, para luego fruncir y fijar -empleando una amarra o un botón tubular- los pliegues producidos en esa zona. Por lo general este recurso se ubica en las orillas de la ropa (cintura, puños, cuello). Sin embargo, cuando se requiere emplazarlo en un sector diferente es elaborado cosiendo un trozo de tela por el revés de la prenda.

Origen. La jareta constituye una de las formas básicas de adaptar una pieza de vestir a las medidas corporales. Sin embargo, las fuentes señalan que los mecanismos más antiguos destinados a ceñir o drapear la ropa eran cordones y cinturones situados encima de esta última.

fetiche-3

Las primeras jaretas aparecen una vez que el perfeccionamiento del oficio de sastre complejiza la confección de la vestimenta. En el siglo XVII están presentes, de manera muy discreta, en los bordes de las piernas facilitando el ajuste de los calzones masculinos. A comienzos del XIX, muy angostas, permiten marcar el talle alto de los ligeros vestidos camisas adoptados por las elegantes. En algunas oportunidades, el mismo cordoncillo de seda que atraviesa ese fuelle cuelga en el frente y remata en una borla. Por otra parte, idéntico sistema se usa en los ridículos, pequeños bolsos femeninos de tela bordada que emergen en ese momento.

Hacia 1845 la jareta ornamenta la parte inferior de los vestidos de muselina estructurados siguiendo la silueta reloj de arena. Su importante ancho facilita la introducción de una huincha del mismo material que genera decorativos pliegues y amarra a un costado, a modo de rosetón.

Tendencia. Durante el siglo XX, la fabricación seriada y la creciente funcionalización de la ropa promueven el uso de la jareta en distintos tipos de prendas. Alrededor de 1920 contribuyen a formar los puños de las bombachas femeninas y la cintura de pantaletas y camisolas. Hacia 1937, Alix Barton (Madame Grès) recurre a ellas para configurar los pliegues de sus vestidos drapeados. En los 50 permiten ajustar los cortavientos asociados aún a la práctica del esquí. Veinte años después cierran y adornan cuellos y puños de los maxivestidos folk. En 1978 recogen y sujetan en la zona alta del pecho los coloridos vestidos strapless de inspiración disco.

Roksanda SS 2018
Roksanda SS 2018

En los 80 Yves Saint Laurent diseña una casaca acolchada en seda verde a la que agrega puños tejidos negros y una jareta con cordón también negro, para ajustarla en el bajo.

En 1986 Azzedine Alaïa crea un vestido de noche en jersey de seda con una falda organizada a partir de bandas en cuyos extremos y gracias a una jareta se desliza un pabilo que fija la prenda a las caderas.