Belleza

Un shot rejuvenecedor para tu piel

Las bayas de goji, utilizadas hace miles de años en China y catalogadas como el fruto de la juventud, son el nuevo ingrediente estrella de las mascarillas faciales que prometen hidratar en profundidad y entregar beneficios a los distintos tipos de piel, sin importar la edad.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

Pese a su tradición milenaria, el goji llegó a Occidente recién esta década, catalogado como un superalimento gracias a su poder antioxidante que revierte la acción de los radicales libres que oxidan el funcionamiento celular y provocan el envejecimiento prematuro.

Pero recién en el último año se comenzaron a hacer tratamientos utilizando estas bayas directamente sobre el rostro, con el objetivo de aportar en forma más rápida y directa no solo sus antioxidantes sino que además su alto contenido de vitamina C, caroteno -que ayuda a dar un aspecto luminoso y saludable-, minerales como el calcio, potasio, hierro, zinc y selenio, y ácidos grasos esenciales que mejoran la apariencia dérmica.

“Tener este fruto a nuestra disposición en tratamientos de belleza es un regalo de la naturaleza por su acción rejuvenecedora. Repara la oxidación, permite que la piel restaure su funcionamiento normal y tenga un aspecto más saludable y joven”, explica la cosmetóloga de Zapatitos Rojos Karen Espinoza, quien realiza limpiezas faciales y tratamientos nutritivos con goji.

shot-piel-2

Se aplica una capa gruesa del producto sobre el rostro, cubriendo incluso los párpados -esto último no se recomienda si se es claustrofóbico- y se deja durante alrededor de 20 minutos. Además de contar con goji, la mezcla incluye algas marinas, que tonifican y mejoran la circulación, y quínoa, que gracias a su contenido de lisina -aminoácido esencial- aporta a la síntesis del colágeno. Mientras tanto se realiza un masaje en la zona cervical y el cuello. Según Karen, estar relajados ayuda a la mejor absorción de los productos por parte de la piel. La mascarilla dura 48 horas y después del tratamiento te la puedes llevar a tu casa y volver a aplicar una vez más.

En palabras de Mónica Böhmer, cosmetóloga de Medsthetik, donde también se realiza este tratamiento, todos los tipos de piel se pueden ver favorecidos por el goji. “Las más secas se vuelven inmediatamente luminosas e hidratadas; las pieles con rosácea o sensibles se calman, pues se mejora la circulación sanguínea, reparando el tejido de la piel y rejuveneciéndola; quienes tienen acné verán cómo reduce la inflamación y mejora el metabolismo celular reduciendo los brotes; los rostros maduros se iluminan y tonifican debido al aumento en la regeneración de colágeno, y las más jóvenes que tengan el cutis estresado podrán beneficiarse de las máscaras de goji ya que contiene polisacáridos con alto poder antioxidante que dejan la piel suave e hidratada”.

Receta casera

Mónica Böhmer comparte una preparación para llevar los beneficios del goji a un tratamiento casero en simples pasos.

Ingredientes:

  • 8 bayas de goji
  • 1 cucharada de quínoa
  • Yogur natural

Después de limpiar el rostro con leche, mezclar todos los ingredientes en una juguera hasta tener la contextura de una crema. Aplicar por 20 minutos sobre el rostro y el cuello, y retirar con agua.

Lo probamos

Luego de leer sobre los múltiples beneficios de las mascarillas preparadas con bayas de goji, fui a Zapatitos Rojos a probarlas en conjunto con una limpieza de cutis, para verificar si realmente se obtienen los resultados prometidos. Mi piel estaba muy seca -lo que suele suceder en invierno-, por lo que no esperaba resultados inmediatos y debo reconocer que me sorprendí.

Mientras usaba el producto sentía cómo mi piel se hidrataba de a poco, experimentando cosquilleos y un ligero ardor en las zonas más sensibles. Me hicieron el tratamiento un día miércoles por la tarde y ya el jueves en la mañana cuando me miré en el espejo vi una piel luminosa y de aspecto sano e hidratado. Incluso siento que desde entonces hay una mejor absorción del resto de los productos que aplico como rutina de belleza.