Belleza

Bacterias que rejuvenecen

La cosmética encontró en los probióticos una nueva fuente de la juventud, y pese a que en Chile aún no hay marcas que apliquen esta tecnología, alrededor del mundo ya se usan con buenos resultados. Te contamos de qué se trata, cómo funcionan y cómo los puedes utilizar.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

Hace un par de años en Europa se popularizó la venta de mascarillas hechas a partir de yogur de Bulgaria -lácteo que incluye entre sus ingredientes probióticos o microorganismos vivos que podemos encontrar en nuestro cuerpo, en la naturaleza y en alimentos fermentados-, con la promesa de aumentar la asimilación de oxígeno y estimular la producción de colágeno.

Quienes lo promocionaban aseguraban que se trataba de un producto mágico y que sería el próximo ingrediente estrella de la cosmética. Y quizás no estaban tan equivocados, recordemos que Cleopatra se daba baños de leche y aplicaba yogur en la cara por sus efectos rejuvenecedores. Aunque el uso de bacterias en forma tópica hasta ahora suele estar asociado al tratamiento de la hipersensibilidad, acné o rosácea, cada vez toman un rol más importante en el mundo de la cosmética anti-age.

bacterias-1

“Los probióticos en crema aún están en su fase inicial, pero ayudarían a recuperar el equilibrio perdido por factores como el daño generado por el sol, el ambiente, los años, los medicamentos, las enfermedades, la limpieza excesiva y sobre todo los jabones desinfectantes”, explica el dermatólogo de la Clínica Klein & Klein Rodolfo Klein. De hecho, muchos de los productos que se usan para la limpieza de la piel son tan agresivos que alteran su pH y barren con la flora protectora que a la larga previene inflamaciones.

“Se supone que con los años se va produciendo un daño, ya sea por lo anterior, por un cambio de pH o simplemente por alteraciones de otra índole, lo que genera la pérdida de algunas bacterias que ayudan a la formación del colágeno, elastina y otros elementos, por lo que el uso de este tipo de productos permitiría recuperar parte del daño”, agrega el especialista.

“La aplicación regular de cremas con probióticos permite reforzar la barrera hidrolipídica -superficie cutánea compuesta por agua y grasas cuya función es prevenir enfermedades y mantener el balance de la microflora- y asegurar el correcto equilibrio de la piel. Nutrir la dermis con este tipo de productos reduce el daño celular y activa la renovación cutánea, lo que previene el deterioro del colágeno y por ende la aparición de arrugas”, asegura el dermatólogo Juan Honeyman.

“Un mayor número de buenas bacterias también puede ayudar a combatir los signos del envejecimiento de la piel, reducir el daño solar y mejorar el aspecto de las líneas finas. Además actúan como escudo protector frente a la polución, evitando la oxidación, aumentan la capacidad biosensora de la piel, estimulan la síntesis de colágeno y mejoran la cohesión de los queratinocitos -células predominantes en la epidermis que contiene la proteína queratina”, añade.

Probióticos en el mundo

La empresa sudafricana Organic Skincare lidera las investigaciones relacionadas al rejuvenecimiento de la piel con probióticos, con productos como su suero Esse Probiotic, que contiene microorganismos vivos (más de mil millones por mililitro) que reaccionan al contacto con la humedad de la piel y que promete aumentar la firmeza en un 16% en solo 28 días. En tanto, la marca australiana Beauty Chef cuenta con sueros, cremas y exfoliantes con estos compuestos naturales que prometen hidratar, fortalecer e iluminar el rostro.

bacterias-2dentro

En Reino Unido, la marca Aurelia Skin Care los utiliza en todos sus productos, destacando su facultad de reactivar la capacidad natural de la piel para repararse a sí misma y mejorar su elasticidad. Un derivado probiótico aplicado en la industria de la cosmética por marcas como Estée Lauder y Vichy, pero que aún no llega a Chile, es el bífidus, que promete mejorar la barrera protectora de la piel y hacer frente a los daños causados por la contaminación y la exposición solar.

“Nutrir la dermis con este tipo de productos reduce el daño celular y activa la renovación cutánea, lo que previene el deterioro del colágeno y por ende la aparición de arrugas”, asegura el dermatólogo Juan Honeyman.

Receta

En Chile aún no existen marcas que cuenten con cosméticos probióticos, por lo que la cosmetóloga Karen Espinoza, de Zapatitos Rojos, nos dejó una receta casera para incluir estos compuestos en la rutina de belleza.

Ingredientes

  •  1 cucharada de yogur natural con probióticos
  •  1 cucharada de miel de abeja tibia
  •  1 cucharada de harina de avena

Mezclar los ingredientes y aplicarlos en la piel, realizando un masaje haciendo círculos hacia arriba para retirar la piel muerta. Dejar actuar por unos 15 a 20 minutos y retirar con abundante agua tibia. Por último, aplicar crema hidratante.