Vida Sana

Un detox digital

La tecnología puede ser muy beneficiosa, pero a la vez perjudicial. El estar sobre conectados a veces cansa, llena de estrés e imposibilita disfrutar de las experiencias de una manera más vívida. ¿Cuáles son los beneficios de desconectarse de un poco de las redes sociales? ¿Cómo podemos hacerlo?

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Beneficios de la desconexión

El psicólogo clínico y académico de la UDP Sebastián Rojas (teléfono consulta: +56 2 22044771) explica que el celular y otros dispositivos como el computador son formas de acortar las distancias, reducir los tiempos y facilitar los encuentros. Sin embargo, conllevan el peligro de estar sobreconectados, muy pendientes de los diversos canales digitales, produciendo un exceso de información estresante. Desconectarse planeadamente del celular y redes sociales trae grandes beneficios:

  • Experiencias y vivencias se disfrutan de una manera más vívida.
  • En vez de registrar momentos, estos se experimentan.
  • Desconectarse de las redes sociales permite liberarse del ‘circuito de comparaciones’, es decir, se dejan de confrontar nuestras experiencias con las que otros viven o aparentan vivir. Trae una aproximación a lo que estamos experimentando en el presente.
  • Permite salir del circuito laboral, ya que el planificar no revisar el mail durante el tiempo libre ayuda a diferenciar este tiempo de nuestro trabajo y vivir cada momento.

Lejos del cuerpo

Según Paulina Vargas, naturópata y directora técnica de Bow Spa (www.bowspa.cl), desconectarnos además de beneficiarnos de ganar presencia y mayor interacción con el entorno, logra eliminar radiación sobre nuestro organismo. Los celulares y equipos afines son radios de microondas que dañan tejidos y principalmente células madre del sistema nervioso. Por esto, es importante usar bien el celular y las redes:

  • Cargar el celular y computador lejos del cuerpo, idealmente usar un cristal de energía orgónica pegado al mismo equipo, ya que ayuda a neutralizar las radiaciones. Los orgones son cristales que ordenan la fuerza vital universal.
  • Hablar con altavoz o audífonos, tratando de evitar poner el teléfono en su oreja y menos si se está cargando.
  • No llevar el celular en el bolsillo de la camisa, cerca del pecho, etcétera. Hay que tratar de mantenerlo lejos del cuerpo.

Buen dato: En Bow Spa se venden orgones de alta calidad.

Detox planificado

El psicólogo Sebastián Rojas dice que si estar constantemente pendiente del celular ha pasado a ser una forma de vida, es bueno detenerse y parar un poco en su uso. Pero, así como con el abuso de cualquier cosa, separarse o reducir su uso de golpe puede gatillar ansiedad. Por esto, una buena manera de ‘desintoxicarse’ del uso excesivo del celular y redes sociales es planificar la disminución de su uso. Algunas ideas:

  • Establecer normas, como no usar el celular cuando se come.
  • En fines de semana, especialmente este fin de semana largo de Fiestas Patrias, reducir el uso de las redes sociales.
  • El tiempo liberado de estar conectados es bueno reutilizarlo en otras actividades. Se puede salir, hacer más deporte, leer, etc.
  • El tiempo ocupado en redes sociales puede ser utilizado también para hacer otro uso de las mismas tecnologías, como tomar cursos online.

Bueno saberlo: Bajar el uso de las redes sociales puede ser difícil, pero se ha comprobado que, cuando se logra, disminuye la necesidad de competir, mejora el estado de ánimo y se está menos pendiente del pasado.

Plan detox digital diario

La naturópata Paulina Vargas aconseja:

  • Al comer, no llevar el celular.
  • Programar el día sin tanta improvisación, para no depender de tener que coordinar a través de las redes sociales.
  • Por las noches alejar el celular de la cama. Comprar un despertador y una calculadora y quitar esas funciones del celular.
  • En el trabajo, definir tiempos para revisar o hacer contactos por el celular. Las redes sociales podrían, por ejemplo, revisarse dos veces al día y no a cada rato.

A mí me ayuda

Trato de usar lo menos posible las redes sociales y el celular. Para ello aplico estas pequeñas técnicas que me ayudan a no estar tan conectada:

  • Pongo el celular en silencio, junto con todas sus aplicaciones, y solo vibra cuando es alguno de mis contactos ‘favoritos’.
  • Trato de usar lo menos posible el WhatsApp y llamo por teléfono a mis personas cercanas.
  • Cargo el celular en otro dormitorio, lejos de la pieza.
  • Al estar trabajando, dejo el celular lejos para olvidar que está conmigo y así no desconcentrarme.