Reportajes Moda

Puntadas con hilo

Si te dijeran que puedes comprar mucha ropa sin culpa -admitamos que a veces nos baja un pequeño, o gran, cargo de conciencia cuando nos tentamos con esos zapatos o chaqueta que no necesitábamos- ¿no sería maravilloso? La fundación Hila lo hace realidad, pero además con un fin altruista. Desde hace un año sus miembros recolectan, seleccionan y venden ropa usada con altos estándares de calidad. Lo que recaudan financia programas educativos que van en ayuda de niños vulnerables.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

Era 2014 y Antonia Lamarca (32), psicóloga y psicopedagoga, conocía por primera vez una ‘tienda solidaria’ en Australia. Vinnies, se llamaba. Allí todo lo que se vendía, ropa, muebles y una serie de cosas de segunda mano, iba en ayuda de la fundación St. Vincent de Paul Society.

Le gustó tanto la idea, que al volver a Chile armó un equipo con amigos de distintas profesiones para hacer algo similar acá con una de sus inquietudes más grandes: ayudar a los niños de menores recursos en su primera infancia. Así nació Hila. “La Antonia fue el motor de este proyecto. Se preocupó de juntarse con cada uno de nosotros y de transmitirnos su inquietud e idea”, cuenta Jesús Lamarca (28), periodista y cineasta, hermana de Antonia y hoy presidenta de la fundación (Antonia vive en Australia, junto a su marido, Pablo Pucci, ambos directores, y ayudan desde allá).

hila-3

“Constituir una fundación es superdifícil. Primero tuvimos que definir qué es lo que íbamos a hacer, cómo lo íbamos a hacer, a quiénes íbamos a ayudar, etc. Pero lo que siempre tuvimos claro es que no queríamos estar tocando puertas para pedir plata; siempre quisimos nosotros mismos generar los recursos para no depender de los socios. Nos demoramos harto en armarnos, en constituirnos y luego en ponerlo en marcha, pero finalmente lo logramos”, dice Jesús.

Hoy la fundación cuenta con un equipo de diez jóvenes y amigos, con profesiones que van desde periodistas a diseñadores, psicólogos, ingenieros y publicistas. “Cada uno tiene sus pegas y profesiones que nos encantan, y la idea siempre fue esa, no dejar lo que cada uno hace, sino dedicarnos a la fundación en paralelo, para seguir desarrollándonos profesionalmente y poder poner al servicio nuestras habilidades en este proyecto social”, explica Jesús.

Moda solidaria

El medio por el que apostaron fue la ropa. “Creemos que es un elemento que la gente siempre quiere regalar y está constantemente en rotativa. Además es una de las mayores problemáticas medioambientales, porque es la segunda industria más contaminante del planeta después de la del petróleo. Aunque nuestra idea es poder expandirnos más adelante y tener otros productos como muebles”, dice Jesús.

hila-5

¿Cómo funciona Hila? El primer paso de la cadena es la donación. Las personas nos donan su ropa, en buen estado y de buenas marcas, y nosotros nos encargamos de seleccionarla y luego venderlas en locales pop up. El 100% de lo recaudado se destina a los proyectos.

¿Cómo ha funcionado la donación? Hasta el momento, increíble. Nos llega buena ropa y casi siempre en buen estado. Igual nosotros pedimos que la lleven limpia, doblada, bien presentada. Y estamos felices porque vemos cómo la gente se está abriendo a la cultura de donar, que no es sinónimo de deshacerse de esa ropa que ya no se usa, que está rota, con pelotitas o manchada. Al principio costó inculcar ese concepto, pero vamos mejorando”, cuenta Jesús.

Luego de dos años de trabajo, en noviembre de 2016 armaron el primer pop up. La recepción fue muy buena, y desde entonces han realizado uno cada mes. “La gente estaba muy feliz, otros supersorprendidos de que su compra haya sido una donación y muchos se motivaron a donar su ropa también. Fue superlindo ver cómo los años de trabajo iban dando sus frutos”, reflexiona Jesús.

hila-6

Uno de sus grandes atractivos son sus percheros vip, que pueden ser de personas famosas o bien intervenidas por diferentes diseñadores o artistas y que les dan un valor agregado. “La gente reacciona un montón a eso. Hemos contado con la ayuda de la Pin Montané, Daniela Bustamante, Karyn Coo, Renata Ruiz, Virginia Demaria, Juanita Ringeling y muchas otras.

También han intervenido diseñadoras como la Paulita Errázuriz y la artista Serena García. Han sido muchas personas las que nos han apoyado, y estamos felices porque la gente lo ha recibido muy bien”, dice Jesús, destacando además el aporte y trasfondo ecológico que hay en todo esto. “Queremos ayudar también a generar más conciencia con el medioambiente, que las personas logren reciclar, reutilizar o transformar su ropa”, dice. Por lo mismo, también se preocupan de que sus bolsas y etiquetas sean reciclables.

hila-2

Una de sus últimas novedades es una alianza que hicieron con Prilov, una página web de ropa usada, y que les donaron un espacio para poner buenas marcas, prendas intervenidas o piezas más exclusivas a precios un poco más altos. “Siempre tenemos como meta seguir creciendo. Nuestro primer objetivo fue tener un pop up todos los meses y eso lo hemos cumplido. Ahora nuestra meta es tener una tienda, ojalá a fin de año o el próximo”.

Los proyectos

Con la totalidad de los fondos que Hila recauda es sus ventas implementa el proyecto que previamente seleccionaron. Su idea es trabajar tres meses en cada uno para realizar cuatro al año. El proceso se podría resumir así: primero llaman a una convocatoria para que distintas fundaciones, establecimientos o jardines infantiles les cuenten sus necesidades. Luego les envían un formulario y con esa información eligen a cuál ayudarán, “porque todavía no somos la Teletón ni el Hogar de Cristo”, dice Jesús.

hila-4

El primer proyecto fue con la escuela Amor de Dios, que queda en Cerrillos, donde implementaron 16 bibliotecas de aulas. “Queríamos incentivar la lectura en los niños, que se acerquen a los libros, que los hojeen, quizás hay algunos que incluso todavía no saben leer, pero los van a mirar. La idea es desarrollar la comprensión lectora y la imaginación”.

Hoy trabajan con la fundación Amigos de Jesús, que se dedican a trabajar con niños con capacidades diferentes. “Los niños entre 0 y 6 años que no tienen un buen tratamiento no logran entrar a establecimientos educacionales, entonces se quedan en las casas, lo que impide que sigan desarrollando su lado motriz y cognitivo. Con este proyecto lo que buscamos es que la fundación pueda contratar fonoaudiólogos, kinesiólogos y materiales para que los niños puedan tener rehabilitación. Es un desafío superimportante y bonito”, concluye Jesús.

Estamos llenoooos!!! Vengan que se quedarán sin nada!! El día del papá está cerca y pueden comprarle aquí!! ❤❤❤❤❤❤

Una publicación compartida de FUNDACIÓN HILA (@hilafundacion) el


Hila: cómo y cuándo

Todos los meses realizan un pop up store en la terraza de Gud! Natural Break (restaurante de uno de los directores y fundadores, Martín De Mussy). Generalmente son dos días, desde las 11 hasta las 19 hrs. Los precios van desde los mil a los 15 mil pesos, y las prendas intervenidas o vip, entre 30 y 50 mil pesos. A través de sus redes sociales te puedes enterar de las fechas de las ventas. Para donar, puedes llevar tu ropa a los mismos pop up, o bien escribirles a fundacionhila@gmail.com.