La Comensala

La Bodeguilla de Cristóbal

Salimos encantadas, bien atendidas y reconfortadas con una comida cariñosa y sabrosa.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Hacía tiempo que tenía ganas de volver a este restaurante español que me ha gustado las veces que he estado ahí. Nos juntamos para almorzar con mi hermana y mi madre, con ganas de tomar una buena sangría y probar algo rico.

El lugar, en una suerte de subsuelo -hay que bajar tres escalones- es pequeño y cálido, parte de una vieja casona de esquina en Bellavista, al lado de la entrada al zoológico. Tiene piso de madera y lo amueblan mesas cuadradas, sillas rojas y verdes y botellas a la vista sobre una repisa. Completan la ambientación cuadros alusivos a España, chales y afiches de corridas de toros en un estilo bien clásico.

Al entrar recibe la barra donde se puede ver a Cristóbal, propietario y cocinero, y a su señora, Jessica, ambos a cargo de La Bodeguilla. Cuando llegamos, un jueves, no había nadie y al irnos solo se había ocupado una mesa más, cosa que da pena cuando uno come rico, pues quisieras que muchos más lo disfrutaran. Ambas mesas fuimos atendidas al comienzo por Cristóbal, quien ofreció las especialidades del día. Le pregunté por su pulpo, famoso por lo rico, pero dijo que no lo recomendaba a la gallega porque era del día anterior, pero sí a la plancha.

Antes de ordenar, lo primero fue la jarra de sangría, con sus naranjas y excelente sabor. Luego probamos a sugerencia del chef las croquetas de chistorra, de rica fritura y cremosas por dentro. Y también calamares a la romana, que untamos en el alioli que acompaña al pan. Como fondos, compartimos guisos de cuchara: fabada asturiana y callos con garbanzos. Ambos los sirvieron en pailas de greda, muy calientes, desde las que cuchareamos las tres. La fabada estaba buena, pero los callos con garbanzos estaban mundiales, realmente exquisitos, calientes y reponedores. Como postres, probamos un exquisito y fino tocino del cielo y una buena versión de la crema catalana. Salimos encantadas, bien atendidas y reconfortadas con una comida cariñosa y sabrosa.

Consumo:
$55.800 todo lo descrito + 2 copas vino, 2 café y 2 bebidas.

Nota 6.7

Dominica 5, Recoleta. Teléfono +56227325215.