Entrevistas

Fernando Cifuentes Soro: arquitecto del color

Este arquitecto de profesión y pintor autodidacta es obsesivo con todo lo que hace, al punto de tener (literalmente) miles de obras repartidas en su casa-taller en El Arrayán, un espacio que se ha transformado en su refugio e inspiración.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Lo que hacía en la escuela (de Arquitectura de la PUCV) y luego en el mundo real no coincidían mucho. La arquitectura allí era poética, no estaba pensada solamente en la edificación. Cuando salí trate durante 15 años de hacer ese tipo de arquitectura, pero era muy difícil. Me aburrí de las municipalidades, los permisos, los maestros… era un mundo muy tenso y duro, no había creatividad”.

Siempre dibujé mucho, pero cosas relacionadas con mi profesión, hasta que un día dije ¿qué pasa si empiezo a jugar con los colores? Así comencé a pintar y pintar, me obsesioné, porque me di cuenta de que sucedían cosas cuando me enfrentaba a una tela. Durante mucho tiempo me lo pasé encerrado en el taller. Cada cuadro me absorbía tanto que en dos años tenía más de 200”.

Mis trabajos son en distintos formatos porque siempre está el arquitecto detrás, están pensados en una relación con el cuerpo y el espacio. A veces pinto una tela de 4 metros por 50 centímetros, porque estoy pensando en una línea. Alguien podría decir que nadie va a comprar algo así, pero yo no estoy pensando en vender o que una obra sea decorativa”.

Mucha gente piensa que el mundo del arte es difícil en el tema económico, y efectivamente es así, porque vivimos en un país donde las expresiones artísticas aún no se han vuelto necesarias como en otros países desarrollados. Pero lo que importa al final es qué tan feliz eres con lo que haces, y si lo haces bien, te va a ir bien. Pero tienes que construir tu camino”.

El sello Cifuentes Soro

Inspiración. “Soy un especulador creativo. Agarro la tela en blanco y pinto cualquier cosa, sé que en el camino voy a encontrar algo. También escucho y hago música, me gusta meditar. Estar metido en el cerro también ayuda, eso me gusta de este lugar, que no hay cómo no mirar la tierra”.

Técnica. “Soy autodidacta, y eso me ha dado mucha libertad. Por ejemplo, por mucho tiempo observé a los maestros enyesando muros, y encontraba precioso lo que pasaba cuando se iba secando, lo que ahí aparecía”.

“Portal”. es la exposición que está presentando en Galería de Arte La Sala. “Es una investigación pictórica donde se observan el mar, las olas, las mareas, el cosmos, dando origen al concepto de gravitación”, cuenta.

zap-hombres
Foto Nicolás Abalo