Sin categoría

La basura no existe

Esta es la frase que Fundación Basura ha estado difundiendo en redes sociales. Una afirmación que muchos hacen propia con motivadores ejemplos de reutilización, ideas a pequeña y gran escala que solo requieren voluntad.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

85% menos plástico

Natura constantemente revisa la ecoeficiencia de sus envases”, cuenta Lucía Martínez, gerente de sustentabilidad y asuntos corporativos de la empresa en Chile. La línea antiseñales premium Chronos desde ahora cuenta con menos material de embalaje y menos plástico respecto de su contenedor original. Para evitar que se conviertan en basura, la propuesta es que su contenido se reponga comprando el repuesto y, finalmente, se recicle. A modo de ejemplo, en Natura cuentan que un año de repuestos significa ahorrar emisiones de gas invernadero equivalentes a lo que generan 200 viajes de La Serena a Puerto Montt.

Hecho bolsas

Chiza es una marca chilena de bolsos estampados con serigrafía. Desde principios de este año solo elige materiales descartados: telas de confección de pantalones y plástico para cubrir piscinas. “Ahora estamos produciendo, principalmente, ediciones limitadas y trabajamos cuidando el uso de todos los recursos, privilegiando la calidad por sobre la cantidad. Vendemos en nuestra tienda-taller de barrio Italia, pensada para que quien nos visite pueda ver los procesos de confección, desde la selección de las telas recuperadas hasta la etiqueta final, todo realizado en un mismo lugar”, cuentan Camila y Lukas, los creadores de Chiza.

Al estilo sin basura

Hace seis años, la arquitecto Macarena Guajardo comenzó a interesarse en serio por el destino de los desechos y su preocupación tomó forma definitiva en la Fundación Basura que, desde 2015, trabaja para implementar estilos de vida sin generación de desperdicio. Tiene proyectos como Academia Basura Cero, programa de educación con versión online, gratuito y tomado ya por cerca de ocho mil personas.

El Sello Basura Cero es otra fórmula: reconoce servicios, productos y eventos que cumplen con la premisa. Feria Eco Belleza es un ejemplo, tiene el certificado y en su versión 2016 recuperó 88% de los residuos.

En noviembre próximo, se lanzará el libro De Basura a Cero enfocado en la visión integral de la fundación, con casos chilenos exitosos para aprender de ellos.

Revistas joya

En 2015, Karina Catalán comenzó reciclando juguetes para crear novedosos maceteros donde ubicar cactus y suculentas: “Así nació el nombre Cactó Reciclaje. En paralelo, junto a mi esposo, comenzamos a fabricar aros, pulseras y collares con papel de revistas. Usamos una técnica de papel enrollado que, con un impermeabilizante, da aspecto vidriado y durabilidad. Hemos dictado talleres en municipalidades y organizaciones para incentivar el cuidado del medioambiente y la sustentabilidad”.

Puro ingenio

La diseñadora industrial Paloma Prado hace varios años cambió estilo de vida procurando generar la menor cantidad de basura: al mes, entrega al camión recolector una bolsa pequeña. ¿Cómo lo hace? Reciclando: “Tengo sacos para cada material: cartón, papel blanco, de revista, de diario, bolsas plásticas, envases plásticos, botellas de vidrio, botellas de plástico, aluminio, chatarra, etc”. También es creativa: “Las cajas plásticas transparentes en las que venden frutas o verduras las uso para guardar carretes de hilo, así los veo y no se llenan de polvo. Las mallas en las que vienen frutas, una dentro de otra, se aprietan, se anudan y se trasforman en esponja gruesa para lavar la loza. Con tela de jeans usados que recolecté de amigos y familia, hice una cortina gruesa para el frío”.