Belleza

20 hitos para aplaudir

En la industria de la belleza cada día surgen productos que nos hacen preguntar cómo vivíamos antes. En estas páginas reunimos las innovaciones más importantes que han facilitado la vida de mujeres alrededor del mundo durante las últimas cuatro décadas.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

1970

1. Bótox

También conocido como toxina botulínica, es capaz de paralizar los músculos en forma temporal. En la década de los 70 se comenzó a usar en la medicina para evitar el pestañeo incontrolable y recién en abril de 2002 la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) aprobó su uso cosmético para evitar el movimiento de ciertos músculos y, como consecuencia de esto, disminuir las arrugas.

2. Autobronceante

Se popularizó en los 70, cuando la FDA autorizó el uso en la cosmética de la dihidroxiacetona, un carbohidrato sencillo compuesto por tres átomos de carbono que se encuentra en la betarraga, o en la caña de azúcar, y se puede obtener mediante su fermentación. Desde entonces se han desarrollado tecnologías que permiten conseguir un tono natural y menos anaranjado que los primeros lanzamientos, sin la necesidad de exponerse al sol. hitos-3

1980

3. Planchas eléctricas para el pelo

Nacieron como una alternativa casera para conseguir alisados y rizos de peluquería, sin someter el pelo a métodos agresivos que en algunos casos incluían planchas de metal que debían calentarse exponiéndolas directamente al fuego. Desde comienzos de este siglo las más populares son las de cerámica, o las que mezclan cerámica y turmalina. Al combinar estos dos elementos y agregar calor se emiten iones negativos en las placas que, al ‘saltar’ hacia los iones positivos del pelo recién secado ayudan a darle forma.

4. Blanqueamiento dental

El mundo de la odontología reconoce a los dentistas Van B. Haywood y H. Heymann como los precursores del método de blanqueamiento dental que se utiliza hoy. En 1989 dieron con un tratamiento en el que se aplican distintas concentraciones de gel de peróxido de carbamida -también conocido como peróxido de urea- o peróxido de hidrógeno para devolver el color blanco a los dientes o al menos aclararlos en varios tonos. Según un artículo publicado por Haywood en 2016 (Tray tooth bleaching: The right thing at the right time), el tiempo en que se producirá el resultado definitivo depende de la causa de las manchas.

5. Productos multiuso

Ya sea para viajar o para el uso diario, tener un cosmetiquero con no más de 4 o 5 esenciales es fundamental y se puede lograr aprovechando productos que sirven como hidratante, base y bloqueador; labial, rubor y sombra de ojos; y corrector e iluminador. Los primeros productos de maquillaje con más de una función, las BB Cream, se originaron en Corea, en la década de los 80, luego que dos décadas atrás el dermatólogo alemán Christine Schrammek las ideara para proteger la piel de pacientes que se sometían a tratamientos de peeling.

1990

6. Ondulación permanente de pestañas

Si bien se comenzó a practicar en los años 70, no fue hasta comienzos de los 90 que se popularizó, especialmente entre las jóvenes japonesas. Se trata de una técnica mediante la cual se aplica una solución ondulante y un líquido permanente durante 20 minutos utilizando un tubo pequeño para dar forma. Es ideal para quienes suelen encrespar sus pestañas a diario con onduladores o cucharas, pues a diferencia de estos métodos caseros no debilita las pestañas. El resultado se nota en forma inmediata y puede durar hasta tres meses.

7. Cosmética cruelty free

En 1991 se creó en Europa el Centro de Validación de Métodos Alternativos con el objetivo de reducir las pruebas en animales con fines cosméticos, y cinco años después surgió en Estados Unidos el programa de certificación libre de crueldad Leaping Bunny, que reconoce aquellas empresas de belleza que no testean en animales. Hasta entonces existía muy poca información sobre el origen de los productos cosméticos y desde que existen estas certificaciones las consumidoras tienen el poder de optar o no por marcas que testean en animales. En Chile, este rol lo cumple la ONG Te Protejo, que mantiene una lista actualizada de marcas nacionales e internacionales que cumplen con estos criterios.

8. Depilación definitiva

En la década de los 60, el físico estadounidense Harold Maiman desarrolló la técnica de depilación con láser y luz pulsada, pero no fue hasta 1994, con el descubrimiento del láser rubí -tratamiento en el que se utilizaba esta gema pero que ya quedó obsoleto debido a su baja potencia y riesgos de quemadura- que se comenzó a usar con vello humano. Según explica la kinesióloga de Medsthetik María Paz Correa, hoy están en vanguardia las técnicas Alexandrita, que ayuda a eliminar el pelo grueso, mediano y claro, y Diodo, que sirve para pelos más gruesos y oscuros, que hacen que el tratamiento no sea doloroso y mucho más seguro.

9. Ácido hialurónico

Se trata de una sustancia viscosa presente en el cuerpo humano y de muchos animales, principalmente en los cartílagos, articulaciones y en la piel. Los primeros en identificarlo fueron los doctores de la Universidad de Columbia Karl Meyer y John Palmer, tras realizar estudios sobre el ojo de una vaca, y desde entonces comenzó su utilización principalmente para reparar daños oculares o en las articulaciones. Su uso cosmético comenzó en 1996, cuando se hizo popular por su capacidad de retener agua y mantener hidratada la piel. También se usa como un insumo poco invasivo, en cuanto se inyecta en pequeñas concentraciones sobre la piel sin necesidad de una cirugía mayor, para rellenar y aumentar el volumen de la piel en zonas específicas.

10. Alisado permanente

Hasta mediados de los 90, muchas mujeres eran esclavas del alisado diario. Tecnologías como la japonesa, que utiliza productos con partículas de oro, y la brasileña, que recurre principalmente a queratina sintética, sirven para mantener el alisado por varias semanas o incluso meses, y además, gracias a sus ingredientes naturales y menos concentraciones de químicos, protegen el pelo de los daños provocados por el exceso de calor.

11. Champú en seco

Aunque antiguamente las mujeres usaban productos rudimentarios tales como la arcilla para prolongar el efecto de pelo limpio, no fue hasta la década de los 70 que se lanzó el primer champú en seco profesional, creado por el farmacéutico francés Pierre Fabre. Luego en los 90 fue furor entre estilistas especializados en pasarelas, y recién a comienzos de este siglo fueron desarrollados por marcas enfocadas en hair styling. Sus ingredientes principales son almidón de maíz o de arroz, que trabajan encapsulando la grasa de las raíces.

12. Esmalte de secado rápido

Nada peor que arruinar una manicure por pasar a llevar el esmalte antes que se secara. A finales de los 90 productos como Maybelline Express Finish revolucionaron la industria del esmaltado de uñas en casa, prometiendo resultados en un minuto. Hoy, en 40 segundos podemos obtener el mismo efecto. ¿Cómo funcionan? El secreto está en aumentar las concentraciones de solventes como acetato de butilo o de etilo, pues mientras más se integren en la fórmula más rápida es su evaporación y por ende el secado se acelera.

2000

13. Toallitas desmaquillantes

Un verdadero salvavidas para las viajeras frecuentes y las mujeres con poco tiempo. Su invención llegó luego de que las principales marcas de pañales lanzaran toallas húmedas para bebés, y se popularizaron a comienzos de este siglo. Entre sus beneficios se encuentra que, además de limpiar y desmaquillar en un solo paso, pueden humectar e hidratar. Cuentan con los mismos ingredientes básicos de un limpiador de rostro: sufractantes, que ayudan a limpiar; solubilizantes tópicos, cuya función es facilitar la penetración de productos en la piel, y emulsionantes, que favorecen la mezcla de ingredientes cosméticos.

14. Primers

Son furor en el mundo del maquillaje y así lo aseguró The New York Times hace algunos años, en un artículo donde aseguraba que la venta de estos productos había aumentado en un 76% entre 2006 y 2011. Funcionan combatiendo el exceso de brillo gracias a su contenido de ácido salicílico y entregando una base pareja para el resto de los productos gracias a la silicona. El makeup artist Marcelo Bhanu explica que hay de distintos tipos: aquellos que cambian la textura de la piel, los que minimizan los poros y controlan la oleosidad y los que aportan luminosidad.

2010

15. Tintura sin amoníaco

El amoníaco se usa en las tinturas para que los pigmentos puedan penetrar las hebras capilares y así conseguir un efecto más duradero. El problema es que a la larga el cabello se vuelve seco y quebradizo, difícil de recuperar. En la última década, las marcas especializadas en coloración han dado con fórmulas que mezclan aceites florales potenciadores del color y productos naturales con químicos menos invasivos y dañinos que el amoníaco, entregando el mismo efecto duradero pero a la vez protegiendo la fibra capilar.

16. Retinol (vitamina A)

Es uno de los compuestos anti-age más solicitados. Promete rejuvenecer la piel mejorando su textura, tono y firmeza, además de apurar la regeneración celular. En un principio su administración se centraba en la oftalmología, luego en el tratamiento del acné, pero desde comienzos de este siglo es uno de los principales ingredientes de las cremas que previenen el envejecimiento prematuro.

17. Vitamina C

También llamada ácido ascórbico, es parte del grupo de vitaminas -junto con el complejo de vitaminas B- que se disuelven en agua. Según indica una publicación del Centro de Información de Micronutrientes de la Universidad de Oregon, puede regenerar la capacidad antioxidante de la vitamina E, lo que ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro. La doctora en farmacéutica Danièle Festy explica en su libro “Antioxidantes: Guía Práctica”, que “la aplicación de vitamina C en la piel aumenta en gran medida la producción de colágeno”, en células que se encuentran en la zona de la dermis. Un estudio de 2003 liderado por el profesor del Departamento de Dermatología de la Universidad Franche-Comté, PG Humbert, comprobó que cuando se usa en forma tópica con un concentrado de 5%, la vitamina C mejora el aspecto de la piel y revierte daños ocasionados por la exposición solar.

18. Resveratrol

Es un polifenol o antioxidante natural, capaz de inhibir los radicales libres y así prevenir los primeros signos del envejecimiento. Si bien cuando se empezó a usar en la cosmética, en 2003, los resultados no eran óptimos pues solo se administraba en forma oral y por ende no en grandes concentraciones -de hacerlo resultaba peligroso-, hoy esta molécula proveniente de la piel de las uvas y los frutos secos está retomando su vigencia en formato de cremas y sueros concentrados y combinados con otros compuestos y vitaminas, que aseguran mejores resultados que en el pasado.

19. Micropigmentación

Sus primeros usos en el maquillaje se limitaban al delineado semipermanente de ojos y labios, pero hace unos 25 años se popularizó en Japón la técnica de tatuado semipermanente de cejas que conocemos como Microblading, donde se realizan pequeños cortes superficiales y se rellenan con tinta similar a la del tatuaje, dejando un acabado natural que puede durar hasta dos años. En 2015 esta técnica se comenzó a implementar en salones de Estados Unidos y el año pasado se consagró como tendencia, luego de que la actriz norteamericana Bella Thorne mostrara al mundo a través de su cuenta de Snapchat cómo le realizaban este procedimiento.

hitos-2

20. Cosmética de oriente

Aunque durante el siglo XX la mayoría de los productos cosméticos más populares surgieron en Europa o Estados Unidos, durante el último par de décadas son Corea y Rusia los países que se imponen como líderes en el lanzamiento de nuevos productos y tecnologías. En el caso de los coreanos, productos como las BB creams o las mascarillas de papel ya han sido adaptadas por marcas occidentales con éxito. La cosmética rusa, en tanto, está ganando adeptos en Europa gracias a sus ingredientes botánicos de tradición siberiana, capaces de sobrevivir los inviernos más duros.

hitos-4