Belleza

Hábitos para tener una sonrisa perfecta

Está científicamente comprobado que las personas que sonríen son percibidas como más amigables. Toma nota a los consejos que nos dieron expertos en el tema para cuidar los labios y los dientes, y prepárate para tener una sonrisa resplandeciente.

  • Andrea Hartung

Compartir vía email

Cuando conocemos a alguien la sonrisa juega un rol fundamental en esa primera impresión.  Un estudio publicado en 2014 por la Universidad de Nueva York reveló que el rostro es más importante que la ropa a la hora de agradar a personas nuevas. Dicha investigación demostró, además, que el rasgo facial que más se relaciona con la accesibilidad está en la boca: quienes sonríen parecen ser más amigables y accesibles que quienes no lo hacen. Ahora bien, para entregar una sonrisa agradable hay que hacer más que solo el gesto. Debe incluir una linda boca, contorno, dientes blancos y limpios y un buen aliento.

Cuidados de la piel

Uno de los indicadores con los que el rostro da cuenta del paso del tiempo o de lo cuidadosos que hemos sido con la piel es el contorno de la boca: esas arrugas que se forman entre los labios y la nariz y en ambos costados delatan edad  pero también malos hábitos. “El cigarro por sí solo envejece la piel en general y además el gesto de aspirar el humo del cigarrillo profundiza más las arrugas periorales, por lo que lo ideal es dejar esta adicción”, explica la doctora Michelle Robles, dermatóloga de Clínica Indisa. “Esta zona además se debe hidratar con ácido hialurónico dos veces al día para prevenir signos de envejecimiento, y si ya están formadas las arrugas, lo ideal es usar por las noches un ácido de la familia de los alfa hidroxiácidos como el ácido glicólico, ácido ascórbico o ácido retinoico. Si están muy marcadas ya es hora de hacer algo más invasivo, como láser o peeling”, añade.

Para cuidar la piel de los labios, que muchas veces se deja de lado a no ser que esté dañada, la experta entrega tres consejos básicos. “Es importante tomar siempre agua, en forma constante. Además se debe exfoliar los labios una vez a la semana para eliminar las células muertas. Finalmente, aplicarse un hidratante de labios que los proteja del frío de la mañana y del ambiente seco de las casas, que les hace mucho daño en esta época del año”, explica.

Blanca y radiante

Los hábitos indispensables para tener unos dientes sanos son cepillarse los dientes al levantarse, antes de ir a la cama y después de comer. Pero no es lo único. “Se debe utilizar seda dental y/o cepillos interdentales, y cepillar la lengua, pues ahí se almacenan bacterias”, recomienda Pamela Ruiz, directora de Clínica Odontológica HDent. “Las visitas al odontólogo deben ser regulares, idealmente cada seis meses. También hay que beber agua para evitar la sequedad bucal e implementar una dieta sana, rica en frutas, verduras y lácteos. Las pastas y enjuagues con flúor ayudan a la prevención de caries y es fundamental poner atención si aparece dolor o sangramiento en la boca, ya que no es normal y debe ser tratado a tiempo”, agrega la dentista.

Por otro lado, hay malos hábitos que se deben abandonar para tener una sonrisa perfecta, tales como el exceso de café y el cigarrillo. “El tabaco es la principal causa de manchas por la acción del alquitrán. La nicotina favorece el desarrollo de caries ya que tiende a disminuir el flujo salival. Del mismo modo, sustancias como las bebidas de cola, el té, el café o el vino tinto afectan a la coloración de los dientes y generan muchas manchas”, explica la especialista.

La comida, asegura la especialista, juega un rol muy importante en el estado de nuestra sonrisa. “Para tener dientes blancos y sanos, es bueno comer manzana, zanahoria o apio, que ayudan a limpiar y pulir dientes y encías. Además estimulan la producción de saliva que es un buen protector natural. Hay mitos en torno a otros alimentos que dicen ser buenos blanqueadores, como las frutillas o los cítricos que por su alto contenido de vitamina C ayudan a la salud gingival pero no blanquean los dientes”, dice Pamela Ruiz y añade que se debe evitar el picoteo y también el consumo excesivo de alimentos que tiñan, como la betarraga.

Evitar el mal aliento a toda costa

Muchas veces el mal aliento es causado por problemas asociados a una mala higiene que podrían derivar en problemas mayores. “Es el caso de las caries, la disminución de saliva por presencia de alguna enfermedad o síndrome, ingesta insuficiente de líquido, consumo de algún fármaco específico o estrés; infecciones de encías, dientes y mucosas, donde las bacterias producen gases responsables de la halitosis; presencia de sarro en la lengua, que es la zona de la boca donde más se genera ese problema debido a su superficie irregular que retiene gran cantidad de restos de alimentos, bacterias, mucosidades y células muertas”, dice la dentista.

Si se sospecha que la causa del problema puede estar en algunos de estos factores, la solución es una sola: ¡consultar con un dentista lo antes posible!