Eco Mujer

Huerto protegido

Es invierno y aunque la actividad de las huertas parece bajar, la verdad es que los cultivos necesitan mucho resguardo, les afectan las bajas temperaturas, la lluvia intensa, el granizo, las heladas y el viento. Esta es una época de tareas importantes que permitirán mejorar cosechas y ayudar a auto abastecerse en los próximos meses.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción María Eugenia Ibarra Foto Rodrigo Cisterna Maquillaje y pelo Bernardita Silva

Se puede plantar y sembrar…

Entre lo que corresponde a esta época están los ajos y las plantas aromáticas como hinojo, orégano y tomillo. También puede germinar bien el perejil. Stephanie Holiman, de Huerto Hada Verde, recuerda dos puntos importantes: primero, siempre sembramos lo que queremos comer en cerca de seis meses más; segundo, los brotes que ya se ven en los árboles son indicios de primavera, entonces, se está en tiempo de revisar la lista de cultivos que crecen en esta estación. Eso sí , es necesario protegerlos, darles calor y ubicarlos bajo techo para que germinen.

¿Cómo regar en invierno?

Si la tierra se ve muy húmeda no será necesario regar, pero siempre resulta útil ‘la prueba del dedo’. Se trata de enterrar uno en el suelo para comprobar si el sustrato está seco o no. Al regar, es mejor no hacerlo a última hora de la tarde porque esto puede ocasionar que la tierra baje mucho su temperatura durante la noche, el agua puede hasta congelarse y dañar irremediablemente las raíces de las plantas. El drenaje del suelo también es importante, hay que evitar pozas de agua de lluvia o de riego.

Mantos protectores

Para resguardar las raíces del frío y mantener una temperatura constante en la tierra, es útil poner una capa de compost alrededor de los tallos. Ideal hacerlo cuando la tierra está tibia. Sirven también la paja, cortezas, hojas secas y cáscaras de nueces o almendras. Es algo que se hace en toda época, pero con especial atención en meses fríos, cuentan en Hada Verde.

Para resguardo de la planta en general, resulta bien cubrirlas con bidones de plástico, telas o techos de madera, todo sirve para proteger del frío de la noche y de las heladas, sobre todo a los cultivos nuevos. Durante el día, especialmente cuando hay sol, es necesario retirar la protección para permitir respirar sin problemas.

Infusión de plátano 

El potasio es un elemento muy útil como abono. Se elige para fortalecer las raíces y hacerlas más resistentes cuando hay bajas temperaturas. También se le recomienda porque contribuiría a la floración y desarrollo de frutos en las plantas. Se nota que falta potasio en la tierra cuando las plantas florecen poco y dejan de dar frutos. En el caso de los tomates, específicamente, si durante el verano maduraron por zonas, eso también alerta de que falta potasio en el huerto. Una fórmula casera para solucionar el problema es poner a hervir en abundante agua cuatro o cinco cáscaras de plátano, ojalá maduro. Luego de 15 minutos, se espera que el agua se enfríe, se cuela y se usa para regar el huerto.

Para resguardar las raíces del frío y mantener una temperatura constante en la tierra, es útil poner una capa de compost alrededor de los tallos. Ideal hacerlo cuando la tierra está tibia.

Aprovechar la tierra blanda

En esta época es más fácil limpiar el suelo, como está húmedo, con la mano o al paso de un rastrillo salen sin problemas las piedras, raíces y cualquier planta que no corresponda al huerto. Es importante quitarlas porque absorben nutrientes que necesitan los vegetales y hierbas que sí se quieren cultivar. El propósito de la limpieza, además, es preparar la tierra donde crecerán los cultivos de la primavera. Terminada la labor, la tierra se airea y cubre de compost.